¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

El viaje de los Reyes Magos

10 Minutos y 10 Personajes + Extras. Comitiva de los Reyes Magos para conocer al Salvador. Está escrita como poesía.

EL VIAJE DE LOS REYES MAGOS

José Rogelio Fernández Lozano

INTRODUCCIÓN

(Esta representación está pensada para que sea hecha por niños comprendidos entre 8 y 12 años. Lo que no es obstáculo para que la puedan hacer los de mayor o menor edad. En Teatro Leído, también cumplirá mí deseo de acercarnos más a las figuras de los Reyes Magos.)

(La escenificación se desarrolla en tres lugares distintos: En los palacios de cada uno de los Reyes; en un oasis del desierto y en el Portal de Belén.)

(El primer decorado puede ser compartido por los tres Reyes, con juego de luces y sombras y con tules portados por los niños auxiliares. Se usarán también los tules para aparentar distintos tiempos y lugares.)

(El vestuario de Reyes y pajes debe ser suntuoso. El de los Ángeles Narradores y Auxiliares de los tules, sencillo pero elegante, así como el de la Virgen y San José.)

(Una gran estrella movible, portada por un niño auxiliar, dominará el fondo del escenario.)

(Los niños auxiliares colocarán también los distintos elementos del decorado que se requieran: almohadones, palmera, regalos, de las distintas escenas.)

(La música de fondo ayudará a los cambios de escena y completará el ambiente navideño que se desea crear. Las luces que producirán el día, la tarde o la noche, meterán al espectador en el mundo maravilloso de la ilusión.)

El autor



PERSONAJES

Ángel Narrador
Ángel Narradora
Rey Melchor
Paje 1
Rey Gaspar
Paje 2
Rey Baltasar
Paje 3
San José
Virgen María
Ocho auxiliares: 6 para los tules, 1 para la palmera, 1 portaestrella



PRESENTACIÓN

(Los narradores, vestidos de ángeles, se situarán a ambos lados del escenario y elevados sobre el suelo. Los tules, en línea, simularán el fondo. Música al correrse el telón).

NARRADOR.
Aunque soy un angelito,
voy a hacer de narrador,
y si les diera algún grito
es para que oigan mejor.

NARRADORA.
Vamos a contar la historia
de los tres Magos de Oriente,
si me falla la memoria
¿me apuntarás de repente?

(Música de fondo)

NARRADOR.
Ahora a Melchor verán,
creo que prepara un viaje

NARRADORA.
con las toses que le dan
y está haciendo el equipaje.

(Música de fondo. Melchor entra tosiendo por derecha, los tules lo encuadran).


EN CASA DEL REY MELCHOR

MELCHOR.
Este resfriado que tengo,
que no paro de moquear,
ya no sé sí voy o vengo,
o me tengo que acostar.

Me llamo Melchor el Mago,
y vivo aquí, en Oriente,
no sé muy bien lo que hago,
pero soy muy obediente.

Debo marchar a Belén
con mis gentes y camellos,
con otros magos también
a ver si diera con ellos.

(Entra la Estrella por derecha portada por un niño auxiliar seguida del PAJE 1.)

PAJE 1.
Mi señor, todo está listo,
ha aparecido la Estrella.
Es la mejor que haya visto,
es muy hermosa, ¡qué bella!

MELCHOR.
¿Has echado alguna manta,
cataplasmas y edredón?
Este resfriado me espanta,

PAJE 1.
Emprenderemos camino
por la ruta del desierto,
las monedas de oro fino
no se olvide, se lo advierto.

MELCHOR.
A mi edad pongo ilusión
en emprender este viaje.
Lo hago de corazón.
Voy a cambiarme de traje.
¡A Belén! ¡A Occidente!
¡A perseguir esa Estrella!
Cuando vaya por Poniente,
sabré seguro que es ella.

(Sale la Estrella seguida de Melchor, estornudando, y del Paje 1 por izquierda. Música de fondo. Entra Gaspar por derecha, quejándose y cojeando. Los tules lo encuadran).

NARRADOR.
Ese que tanto se queja
es el Rey Mago GASPAR.

NARRADORA.
Podéis estirar la oreja,
que le vamos a escuchar.

(La Estrella aparece por derecha).


EN CASA DEL REY GASPAR

GASPAR.
El reumatismo me da,
el invierno ha llegado.
Esa Estrella viene y va
llevándonos un recado.

Es artrosis, es artritis,
es lo uno, es lo otro.
Puede ser apendicitis.
¡Tener que montar en potro!

(Entra Paje 2 por derecha).

PAJE 2.
Está todo prevenido.
El equipaje cargado.
El lucero ya ha venido,
y el incienso preparado.

GASPAR.
Gaspar el Mago me llaman
por mi poder y riqueza,
y mis súbditos me aman:
los saqué de la pobreza.

Este viaje hacia Belén
me ha llenado de alegría,
los dolores `no me den,
qué sí no, me quedaría.

PAJE 2.
Mí señor, ¡perded cuidado l
ya preparé una untura,
con pomada os he dado
para salir con premura.

GASPAR.
Conviene que preparemos
mejunjes y pomadillas,
porque, si no, ya veremos,
usaré las zapatillas.

¡Que resuenen los clarínes!
¡En marcha los camelleros!
¡A Belén en los confines!
¡Hay que llegar los primeros!

(Sale la Estrella, seguida de Gaspar, dolorido, y del Paje 2 por izquierda. Música de fondo).

NARRADOR.
En su palacio, su casa,
Baltasar está molesto
por no sé qué que le pasa,
oigamos qué dice de esto.

(Entra Baltasar, tocándose la cabeza, por la derecha. Los tules le encuadran).


EN CASA DEL REY BALTASAR

BALTASAR.
Cuarenta años seguidos
que me duele la cabeza.
Tengo los sesos ya idos,
el viaje me da pereza .

Baltasar el gran Rey Mago
me dicen en mi nación.
Y esta aventura la hago
con sorpresa y emoción.

(Entra la Estrella y Paje 3 por derecha).

PAJE 3.
Que fue ayer cuando vino
esta conductora Estrella.
Nos va a indicar el camino.
¡Hay que ver cómo destella!

BALTASAR. ¿Fuiste a la perfumería?

PAJE 3. De allí vengo, mi señor.

BALTASAR. ¿La mirra tú comprarías?

PAJE 3. De calidad no hay mejor.

BALTASAR.
Echa también una toalla
para paños de agua fría.
Sí la cabeza me falla,
como turbante se lía.

La Estrella han avistado
otros magos del Oriente.
Prepararé el visado,
partiré con el relente.

¡Dad las órdenes precisas!
¡Los caballos! ¡La trompeta!
Que ya nos comen las prisas
por seguir ese cometa.

Es esto algo divino,
que una Estrella, en su vuelo,
nos enseñe el camino.
¡Es grande el poder del Cielo!

(Sale la Estrella seguida de Baltasar, con dolor de cabeza, y Paje 3 por izquierda. Música de fondo. Los auxiliares colocan los tules. Otro trae una palmera simulando un oasis).



EN EL OASIS

NARRADOR.
Han andado muchos días
por caminos polvorientos
persiguiendo a la Estrella.
Tienen que venir sedientos

NARRADORA.
A este tranquilo oasis
puede que lleguen los tres.
Otea con la mirada
y avísanos si nos ves

NARRADOR.
¡Oh, ya llegan!
¡Oh, que vienen!
Cada uno por su lado.

Lo más seguro es que tienen
el sitio apalabrado.

(Música de fondo. Entran Melchor y Baltasar por derecha y Gaspar por izquierda. Van seguidos de sus pajes, que portan unos almohadones).

MELCHOR. Soy MELCHOR.

GASPAR. Y yo, GASPAR. Hagamos presentaciones.

BALTASAR.
Yo me llamo BALTASAR.
Y estas son mis intenciones.
Sentaos aquí primero.

Iniciaré una historia.
Y su atención les requiero,
que me la sé de memoria.

(Entra la Estrella por derecha y sale por. izquierda).

MELCHOR. ¡Esa Estrella!

GASPAR.
¡Blanca Estrella!
Allá en el firmamento...'

BALTASAR.
Quisiera hablaros de ella.
Apareció de momento...

MELCHOR.
Yo contemplaba la luna,
llegándome un resplandor.
No apareció más que una.
Era la luz del amor.

GASPAR.
A mí me dio un arrechús
al entender que decía
algo de un Niño, Jesús,
y de una Virgen, María...

MELCHOR.
de una burra y de José,
de un portal en la Judea.

BALTASAR.
de un buey. Ya me lo sé,
no hace falta que lo vea.

(Aparece de nuevo la Estrella por la derecha)

MELCHOR. Está de nuevo llegando.

GASPAR. Ahora se para, espera.

BALTASAR.
Pues continuemos hablando
debajo de la palmera.

MELCHOR.
Será ese Niño, al fin,
Dios y hombre a la vez.
Su Estrella, desde el confín,
nos ha enseñado quien es.

(Se sientan en los almohadones que han colocado los pajes debajo de la palmera).

GASPAR.
El día aquí pasaremos
nuestras fuerzas reponiendo,
descansados partiremos,
que nos estamos durmiendo.

BALTASAR.
Mañana, al atardecer,
nos tendremos que marchar,
y al Niño Dios ofrecer
los presentes., y adorar.

(Música de fondo. Simulan que duermen. Se oscurece la escena y salen todos. Se ilumina la escena. Los tules enmarcan el Portal. Entran por derecha la Virgen, con el Niño en brazos, y San José; a continuación, la Estrella y la Palmera, que se colocarán junto al Portal).


ANTE EL PORTAL

NARRADOR.
El veinticinco nació,
cumpliendo la profecía,
la Estrella se apareció
sobre el Portal de María.

NARRADORA.
¡Qué lujo! ¡Qué esplendor!
¡Qué vistosos los ropajes!
¡La estrella, qué resplandor!
¡Qué elegantes van los pajes!

NARRADOR.
Todo eso por un Niño,
que en un pesebre ha nacido
y no en pañales de armiño.
¡Tan pobre! ¡Tan desvalido!

NARRADOR.
Algo tiene que tener
por encima de las leyes
para venir a ofrecer
su amor a pastores y reyes

(Música de fondo entran los reyes por derecha con su cortejo. Los pajes portan regalos y se sitúan todos junto al Portal)

José.
Habéis de lejos venido
a postraros a sus pies.
La Estrella os ha traído
porque supisteis quien es.

MELCHOR. Esta mirra, como hombre.

BALTASAR. Pues como rey, este oro.

GASPAR. Y ahora, en mi nombre, incienso al Dios que adoro.

José.
Mirra, oro e incienso
son regalos para un Dios,
un gracias es poco,
pienso, tenemos que daros dos.

María.
Quiero decir, de momento,
que también os felicito.
Mi Niño está muy contento
y se ha chupado un dedito.

El Niño, Jesús de nombre,
duerme un sueño profundo.
En cuanto se haga hombre
será el Salvador del mundo

(Los reyes se levantan, adelantándose al público, acompañados de sus pajes).

BALTASAR.
¡Oh, qué Niño más gracioso!
¡Qué sonrisa nos ha echado!
¡Es un chavalín hermoso!
¡Creo que nos ha soplado!

MELCHOR.
Es su espíritu, que aquí
en el rostro me ha dado,
y que, penetrando en mí,
el resfriado me ha curado.

GASPAR.
El reuma se fue con tino.
Salto y brinco sin temor.
¡Será el vaho divino!
¡No tengo ningún dolor!

BALTASAR.
¡No me duele la cabeza!
¡No tengo la cefalea!
¡Ahora veo la belleza
de lo que aquí me rodea!


MELCHOR.
Nosotros, con gran poder,
riqueza y sabiduría,
no hemos sabido entender
que la fe nos sanaría.

GASPAR.
Estos apreciados dones,
estos regalos del Cielo,
abren nuestros corazones...

BALTASAR. Como descorrer un velo.

GASPAR.
Con oro y piedras preciosas,
de nuestros palacios llenos ...

MELCHOR.
Compraremos muchas cosas
a los niños, que son buenos.

(Reyes y pajes se dirigen de nuevo al Portal y adoran al Niño. Música de fondo).

NARRADOR.
Dos mil años han pasado
del hecho aquí referido.
¡La Navidad ha llegado!
¡Seis de enero, bienvenido!

NARRADORA.
Un mensaje me han dado
prestadme mucha atención
como del cielo enviado.
¡Jamás perdáis la ilusión!

(Música de fondo mientras, lentamente, se corre el telón)

1 comentario:

Rafael Diosdado dijo...

Mis amigos...
Pondré a prueba el drama en una presentación de la iglesia con los niños