¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Engranajes

7 Minutos y 9 Personajes. La vida de un cristiano se asemeja a las piezas de un reloj. Cada pieza tiene una función y todas juntas contribuyen a un buen funcionamiento.


ENGRANAJES

PERSONAJES

CONDUCTOR
MUELLE REAL
BARRILETE
RUEDA CENTRO
RUEDA 1
RUEDA 2
RUEDA ESCAPE
ÁNCORA
VOLANTE


CONDUCTOR. Cada día nos sorprende ver cómo el hombre avanza en tecnología. Sofisticados electrodomésticos, ordenadores, y un sin fin de objetos que encontramos en nuestras casas llenan la vida moderna del hombre, para poder aprovechar un poco más su precioso tiempo. Uno de esos múltiples avances son los relojes.
Las máquinas que nos ayudan a controlar el tiempo de algún modo. Y un dato curioso es que, aunque existan relojes muy avanzados, está comprobado que un buen reloj de cuerda tiene menos error de tiempo que uno normal. ¿No les parece increíble? Pero eso sí, las piezas deben de encontrarse en perfecto estado para que cada engranaje funcione correctamente. Esto sólo se consigue con un buen cuidado. Y hablando de relojes, hoy queremos mostrarles el interior de uno de ellos. Vamos a conocer algunas de sus piezas más importantes y a saber qué función desempeñan cada una de ellas. Seguro que resulta interesante para cada uno de nosotros.
Hasta aquí hemos visto el interior de un reloj. ¿Verdad que es curioso? Si nos damos cuenta cada pieza está hecha a la medida necesaria para su función y todas dependen unas de otras. Nosotros queremos obsequiarles con este mecanismo y para que lo recuerden vamos a hacerlo de un modo especial. Vamos a ver de nuevo cada una de las piezas y vamos a descubrir de qué forma podemos hallar el mejor funcionamiento de nuestro reloj.


MUELLE REAL (Jesús). Hola, yo soy el muelle real. Me llamo así porque además de ser el único muelle del mecanismo doy la fuerza para que todos los engranajes se empiecen a mover. Por ello se me considera la pieza de más alto valor dentro de los engranajes del reloj. Pero ninguna de estas piezas puede funcionar sin mí. Yo soy el muelle real, Jesús. Es la pieza que da la fuerza que necesita todo el mecanismo para moverse. Al contrario que las demás piezas él es único. Es la pieza que de tanta fuerza realizada por hacer mover el engranaje se ha gastado y roto por ti y lo ha realizado amor. Porque según dice en su palabra: “Y yo rogaré al Padre y os dará otro ayudador para que esté con vosotros para siempre.”


BARRILETE (Espíritu Santo). Mi nombre es barrilete. Me llamo así por la forma que tengo y sirvo para accionar la rueda centro. Pero esto no puedo hacerlo sin la ayuda del muelle real. Sin embargo, la rueda centro nada puede hacer sin mí, sin el Espíritu Santo. Yo he sido enviado para que cada uno de nosotros reciba el mejor funcionamiento. Tu vida no podrá tener un buen rendimiento si no me aceptas como tu pieza de acople.


RUEDA CENTRO (El hombre). Hola, soy un engranaje bastante importante del reloj. Me llamo la rueda centro. Estoy situada en la zona central del mecanismo y soy la pieza de mayor tamaño. Yo represento a cada uno de nosotros. Somos la pieza escogida, el engranaje que Dios cuida y el mayor dentro de este reloj llamado mundo.


RUEDA 1 (Amor). Nosotras somos las ruedas primera y segunda. No significa que una sea más importante que la otra puesto que las dos tenemos la misma. También estamos fabricadas del mismo tamaño y material nosotras accionamos la rueda escape. Nosotras por sí solas no nos podemos mover. Necesitamos que nuestro movimiento lo genere la rueda centro. Yo soy el Amor

RUEDA 2 (Buenas Acciones). Y yo las Buenas Acciones

RUEDA 1. Si tú, como Rueda Centro, dejas que te impulse el Espíritu Santo yo me accionaré por mí misma, casi sin esfuerzo.

RUEDA 2. Y yo daré mi movimiento si en tu caminar diario, en tu esfuerzo, todo lo haces por amor, como hace Dios por ti.

RUEDA 1. Dios es amor. Y si me amáis guardaréis mis mandamientos.

RUEDA 2: Toda rama que en mí no lleva fruto, la quitará y toda rama que lleva fruto la limpiará para que lleve más fruto.


RUEDA ESCAPE (Vida Espiritual). Hola, soy la Rueda Escape. Mi curiosidad es que voy más rápida en movimiento que los demás engranajes porque soy la rueda que marca los segundos. Dependo del rendimiento de las ruedas primera y segunda para mi buen funcionamiento. Entonces, con la fuerza que generen las Ruedas 1ª y 2ª podré ponerme a funcionar a la velocidad que necesito. Pero si ellas empiezan a desgastarse y a bajar su rendimiento, todo se reflejará en mí, en la vida espiritual. Y mi nombre, Rueda de Escape, rueda de victoria sobre el temor y el dolor quedará sin ningún sentido. Si tus esfuerzos y tus frutos los llevas de acuerdo con Dios entonces harás que cada segundo sea para honrarle a Él.


ÁNCORA (Oración). De mí no puedo hablar. Soy solamente una pequeña pieza de acople pero no por ello dejo de tener importancia. Sin mí no hay conexión entre la rueda de escape y el volante. Me llamo áncora. Y soy yo la oración. Cuando nuestro volante no marca la dirección idónea significa que yo no funciono muy bien. Y no es por mi diseño sino por la falta de uso. Si mantenemos un buen enlace con Dios como es a través de mí nuestra vida seguirá el rumbo adecuado. Velad y orad para que no entréis en tentación. Porque la oración eficaz del justo puede mucho.


VOLANTE (Dirección de nuestra vida). Y yo soy el volante. Me llamo así por mi forma y porque soy el engranaje que mueve por fin las agujas del reloj después de que todos los demás engranajes se han accionado. Si no voy bien acoplado no marcaría bien la hora y no existiría la única y principal misión del reloj. Yo soy la última pieza en moverme. Dependo del movimiento de todos los engranajes anteriores. Al igual que mi nombre es volante y sirvo para mover las agujas del reloj; así ocurre con nuestra vida. Si hacemos que todos los engranajes funcionen como es debido nuestra dirección a indicar será la correcta para nosotros. Y para que a pesar de todo intentemos seguir la mejor dirección nos es imprescindible una pequeña y muy importante pieza. Buscad primeramente el reino de dios y su justicia y todas las demás os serán dadas por añadidura.


CONCLUSIÓN

Deseamos que todos podamos conseguir un mecanismo perfecto para nuestra vida y que siempre sea de acuerdo con lo que Dios quiere para nosotros.