¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Los verdaderos amigos

10 Minutos y 8 Personas + Extras. Historia de los amigos que ayudan al paralítico a descender del techo para ser sanado por Jesús. Basada en Marcos 2:1-12.


LOS VERDADEROS AMIGOS
Eloisa Jaasiel Estrada Guzmán

PERSONAJES

JESÚS
PARALÍTICO
AMIGO 1
AMIGO 2
AMIGO 3
AMIGO 4
NARRADOR
PERSONA
MULTITUD


NARRADOR. Era una mañana muy soleada en Capernaum e iba llegando Jesús junto sus discípulos…

(Jesús entra con los discípulos y la gente lo sigue.)

NARRADOR. Y después de algunos días, se corrió el rumor de que Jesús estaba en casa.

(La gente va pasando el rumor)

NARRADOR. E inmediatamente todos fueron a donde estaba Jesús, de manera que ya no cabían ni aun en la puerta, y Jesús les enseñaba la palabra.

(Jesús sentado y mucha gente alrededor de él.)

NARRADOR. Mientras tanto, en otra aldea…

(Los amigos y el paralítico en su casa y llega la persona. El paralítico está acostado y sus amigos alrededor.)

PERSONA. Ya saben que Jesús está aquí, dicen que no va a estar mucho por aquí, que tal vez se va mañana. (Se va, y sale del escenario.)

AMIGO 1. Jesús está aquí… Eso sí que es noticia… He oído muchas cosas de Él.

AMIGO 2. Sí, dicen que sana y que hace milagros.

AMIGO 3. Y que es el Mesías.

AMIGO 4. Pero también dicen que es un charlatán como todos los demás.

PARALÍTICO. Dicen tantas cosas como buenas y malas, que ya no sabes qué creer… Pero mucha gente lo sigue y sobre todo 12 que no lo dejan ni a sol ni a sombra… ¡Ay! ¡Cómo me gustaría ser ellos para andar! (Se pone triste.)

AMIGO 3. (Se dirige al paralítico.) No te pongas triste, mejor hay que hablar de cosas alegres… A ver, dime (es interrumpido por AMIGO 2.)

AMIGO 2. Se me acaba de ocurrir algo: ¿y si te llevamos con Jesús para que te sane?

AMIGO 1. Sí, ¡qué buena idea!

PARALÍTICO. No, ¿cómo creen? Aparte está retirado como a 1 hora.

AMIGO 4. Eso no importa, nosotros te llevamos, Él te va a sanar.

PARALÍTICO. No, no, no se burlan de mí, ¿o qué? Yo no tengo cura, he ido con los mejores médicos y todos me dicen lo mismo: que nunca voy a caminar…

AMIGO 3. Anda, vamos, no perdemos nada en ir, al contrario…

PARALÍTICO. No, aparte ¿cómo me van a llevar allá?

AMIGO 2. Eso no es problema, en el lecho todos juntos podemos.

PARALÍCO. (No muy convencido.) Bueno, está bien.

(Los amigos agarran el lecho y lo llevan.)

NARRADOR. Mientras se dirigían para ver a Jesús, en el camino los amigos venían animando al paralítico… Ya estaban planeando qué iban a hacer después de que Jesús lo sanara. El paralítico llevaba una gran sonrisa y todos estaban entusiasmados porque iban a conocer al famosísimo Jesús. Era el camino largo y cansado pero ninguno se quejaba, al contrario, no dejaban de animarse, hasta que por fin llegaron.

(Mientras el narrador habla la escena se va haciendo con mímica.)

(Todos sorprendidos.)

AMIGO 3. ¡Dios mío! Es muchísima gente, ¿cómo llegaremos a Jesús?

AMIGO 2. ¡Ah, pues muy fácil! Pidiendo permiso

(Tratan de pasar, pero la gente no los deja.)

AMIGOS. Permiso, permiso, necesitamos llegar a Jesús para que sane a nuestro amigo.

AMIGO 1. No puede ser, nunca nos van a dejar pasar, ¿qué haremos?

PARALÍTICO. (Triste.) Se lo dije, Jesús está tan ocupado con tanta gente… Aparte me iba a decir lo mismo que los médicos, mejor, vámonos.

AMIGO 4. No, ya estamos aquí, así que habrá una manera.

(Todos se quedan pensando.)

AMIGO 4. Ya sé, por el techo.

PARALÍTICO. ¿Quééé´? ¡No! ¿Cómo?

AMIGO 3. Sí, por el techo, haremos cualquier cosa pero Jesús tiene que sanar a mi amigo (agarrando el hombro del paralítico).

AMIGO 2. Voy por las herramientas.

AMIGO 1. Voy contigo (salen AMIGO 1 y AMIGO 2.)

AMIGO 3. No te preocupes, nosotros te cuidaremos, Jesús hoy te va a sanar, créelo.

PARALÍTICO. OK pero por favor, no me vayan a tirar.

(Llegan AMIGO 1. y AMIGO 2. con cuerdas y serruchos.)

(Se cierra el telón.)


AMIGO 4. Muy bien, hay que amarrarlo bien, abrir el techo y bajarlo con todo y el techo…

NARRADOR. Mientras abrían el techo y preparaban todo los amigos, en la mente del paralítico tenía sentimientos de duda, pero también estaba una pizca de esperanza, pero los ánimos y todo lo que hacían sus amigos hacían que su esperanza creciera, y en las mentes de sus amigos estaban las cosas que iban a hacer cuando su amigo ya pudiera caminar. De pronto ya estaba todo listo.

(Se abre el telón y con otra escenografía de acuerdo a lo narrado.)

PARALÍTICO. Por favor, no me vayan a dejar caer.

AMIGO 2. No te preocupes, nosotros te vamos a agarrar bien, a las 3 lo bajamos: 1, 2, 3

(Mientras tanto la multitud, Jesús y sus discípulos, se sorprenden de ver cómo iba bajando el lecho con el paralítico.)

JESÚS. (Se dirige a los amigos.) Realmente grande es su fe. (Se dirige al paralítico) Tus pecados te son perdonados; a ti te digo: levántate, toma tu lecho y vete a tu casa

(El paralítico se levanta enseguida abraza a Jesús con agradecimiento y toma su lecho y sale delante de todos dirigiéndose a sus amigos los amigos están hasta al final de la multitud. Todos los amigos lo abrazan muy contentos.)

PARALÍTICO. Gloria a Dios en las alturas, gracias amigos por sus ánimos y su fe.

AMIGO 4. Verdaderamente el es el hijo de Dios, el Mesías

(Todos los amigos y el paralítco empiezan a glorificar a Dios y a danzar.)

NARRADOR. La multitud realmente estaba asombrada y decían entre ellos: nunca hemos visto tal cosa y todos glorificaron a Dios.

(Se hace la escena conforme a la narración, y todos están felices, se cierra el telón.)



NARRADOR. Un verdadero amigo te anima y trata de llevarte al camino del bien y no al malo, y el verdadero camino del bien es Jesús.