¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

La Historia de Ester

10 Minutos y 6 Personajes + Doncellas. La obrita presenta los precedentes y el desarrollo del edicto de matar a los judíos en los tiempos de la Reina Ester. La Reina jugó un papel primordial para salvar a su pueblo.
 
 
LA HISTORIA DE ESTER
© Ilva Monsalvo Peña

 
 
PERSONAJES
ESTER
MARDOQUEO
AMÁN
SIERVO
SERVIDOR
REY ASUERO
DONCELLAS
 
(Están sentados en el trono el rey y la reina. En un extremo de la sala están de pie el siervo, el servidor y Mardoqueo.)
NARRADOR. Esta historia aconteció en los días del rey Asuero, que reinó hace mucho tiempo desde la India hasta Etiopía, sobre ciento veintisiete provincias. Ester, la reina, de origen judío, había sido elegida entre muchísimas doncellas, por su gracia y hermosura.
(Sale paseando por la sala Amán. El siervo y el servidor se postran ante él –menos Mardoqueo- y luego sale.)
En esa época, el rey había elegido como primer ministro a un hombre llamado Amán, pero el rey no había hecho una buena elección, ya que Amán era un hombre hábil, orgulloso, cruel y despiadado. A Amán le gustaba que todos se postraran ante su presencia y todos lo hacían menos Mardoqueo que, aunque era en realidad primo de Ester, la había adoptado como su hija.
SERVIDOR. (Advirtiéndole a Mardoqueo.) Mardoqueo, te verás en dificultades si no te postras ante Amán; es una orden del rey y no te conviene contradecirlo.
MARDOQUEO. ¡No puedo, mi conciencia no me lo permite!
NARRADOR. Pasaron los días y el asunto seguía igual. Amán estaba lleno de furia con esta situación.
AMÁN. ¡Siervos!
SIERVO. Ordene, mi señor.
AMÁN. ¿Qué habéis podido averiguar de aquel hombre que no se postra ante mí?
SIERVO. Lo primero decirle, oh Señor, que su nombre es Mardoqueo y que es de origen judío.
AMÁN. Conque esas tenemos… (Se pasea por la sala.) ¡Ya sé lo que voy a hacer…! No solo voy a castigar a ese tal Mardoqueo, ¡sino que haré eliminar a todos los judíos sobre la faz de la tierra!
NARRADOR. Para asegurarse del éxito de su plan, Amán pensó involucrar al rey para que nada, ni nadie, se interpusiera en su plan malvado haciendo parecer, claro, que su proyecto iba en beneficio del rey y de su país.  Para cumplir con sus planes, Amán llega a palacio y pide audiencia con el rey.
AMÁN. Como venía diciendo, su alteza, hay en las provincias de tu reino un pueblo que tiene leyes diferentes a los otros pueblos y que no guarda las leyes del rey. No conviene a sus intereses dejarlos en paz. Si a su majestad le parece bien, escriba una orden para exterminarlos…
ASUERO. Pero, Amán, un proyecto tan abarcante puede costar mucho dinero al tesoro real…
AMÁN. Ya he pensado en eso, ¡oh rey! No debéis preocuparos pues me ofrezco a pagar todos los gastos.
ASUERO. Pues aquí tienes mi anillo. Escribe tú mismo el decreto y fírmalo a mi nombre.
NARRADOR. Amán estaba feliz. Sus planes marchaban mejor de lo que había soñado. Inmediatamente llamó a sus escribas y les dictó el decreto:
AMÁN. “Yo, rey de este país, ordeno destruir, hacer perecer y matar a todos los judíos, jóvenes y viejos, niños y mujeres en un solo día, el día trece del duodécimo mes… y que sus bienes sean dados al pillaje”.
NARRADOR.  ¡Aquella era una orden terrible! Significaba el exterminio de toda la raza judía, pero Amán no había tenido en cuenta que el Dios de Israel siempre cuidaba a su pueblo, ni sabía que el Señor tenía una brillante estrella que resplandecía en el palacio. Pronto, la noticia corrió por todo el país y llegó a oídos de Mardoqueo.
      
SERVIDOR. Siento mucho lo que está pasando, Mardoqueo. Di en qué te podemos ayudar en estos momentos tan difíciles. Aunque vemos que el decreto es real y no hay nada que podamos hacer para ayudarte.
MARDOQUEO. Sí, amigo mío, en cada ciudad y aldea hay gran desolación entre los judíos. Sólo nos queda ayunar, llorar y clamar a nuestro Dios para que nos socorra. Necesito que le entregues esta carta a la reina Ester. ¡Date prisa!
NARRADOR. Mardoqueo le contó a la reina Ester lo que pasaba y le envió copia del edicto. También le rogó que fuera a ver al rey para pedirle que revocara el decreto.
ESTER. (Dirigiéndose al servidor que trajo la carta.) Dile a mi tío que no se me permite ver al rey a menos que me llame. Si desobedezco, ¡me pueden castigar con la muerte!
NARRADOR. Cuando Mardoqueo supo la respuesta de Ester, le mandó decir que si el decreto se cumplía, ella tampoco se salvaría y, ¿quién sabría si no era precisamente para un tiempo como éste para lo que ella había llegado a ser reina?
NARRADOR. Habían pasado muchos días y Ester no dejaba de pensar en cómo hacer para que el rey la recibiera y poderle pedir ayuda. Luego, se le ocurrió una brillante idea: mandó a sus doncellas preparar un banquete especial en su casa. Después se puso sus vestiduras reales con las que se veía más hermosa que nunca y, así, se dirigió hacia el palacio. Al llegar allí se encontró con Mardoqueo.
MARDOQUEO. Hola, hija, ¿cómo estás siendo tratada aquí? ¿Te tratan bien?
ESTER. Sí, padre. ¿Sabes? Desde que llegué, he sido de las mejores atendidas: tengo a siete doncellas que me ayudan en todo; nunca me hace falta nada; me dan todo hasta que me sobreabunde, pues he hallado gracia en los ojos del jefe de las doncellas.
NARRADOR. Cuando llegó allí, Ester se colocó en un lugar donde el rey pudiera verla y aguardó con impaciencia, esperando a ver qué iba a hacer el rey cuando la viera… ¿Le tendería el cetro indicándole que era bienvenida o la ignoraría enviándola así a la muerte?
Después de unos segundos que a Ester le parecieron horas, por fin el rey Asuero vio a Ester y, en seguida, le extendió el cetro.
ASUERO. (Sonriendo y tendiendo el cetro. Ester se acerca y toca el extremo del cetro). ¿Qué deseas, mi bella Ester? Algo te ha hecho venir a verme. Pero, anda, pide lo que quieras, ¡que hasta la mitad de mi reino te daría!
ESTER. Gracias, mi rey. Si he hallado gracia ante tus ojos, ven esta noche con Amán al banquete que les he preparado. Allí podremos hablar mejor.
ASUERO. Iremos, ¡por supuesto!
NARRADOR. Ester se retira y, en seguida, el rey avisó a Amán de la invitación. Este no cabía en sí de satisfacción, pues ir a comer a solas con los reyes era un honor con el que no había soñado.
AMÁN. ¡Hoy voy a comer con el rey y la reina! Sería el hombre más feliz, ¡si no fuera por ese judío Mardoqueo! Pero no va a arruinar mi felicidad. (Llamando a un siervo.) Les ordeno que construyan una horca muy alta. ¡Mañana mismo pienso pedirle al rey que me permita ahorcar en ella a ese tal Mardoqueo!
NARRADOR. Pasó el día y llegó la hora del banquete. Ester estaba un poco nerviosa pero confiaba en obtener el favor del rey. Amán, por su parte, comía alegremente, sin sospechar siquiera lo que se le avecinaba… Luego de un rato, el rey le preguntó:
ASUERO. Y, bien, reina Ester, ¿cuál es tu petición? ¿Qué es lo que deseas?
ESTER. Te ruego por mi vida y la de mi pueblo porque ¡estamos condenados a morir!
ASUERO. ¿Quién es? Y, ¿dónde está el que eso se propone hacer?
ESTER. El opresor, el enemigo, no es otro que Amán, ¡este malvado! (señalando a Amán.)
NARRADOR. Rojo de ira, el rey se levantó y se alejó del banquete, mientras que Amán sintiendo el peligro que corría su vida, se arrodilló al lado de la reina Ester.
AMÁN. (Abrazando las piernas de Ester.) Por favor, reina Ester, ¡perdóname! Dile al rey que no me envíe a la muerte, todo esto tiene una explicación… por favor, ¡¡¡lo suplico!!!
NARRADOR. En ese mismo instante el rey entra en el salón y, al ver la escena, pensó que Amán quería hacerle daño a Ester y se enfurece aún más:
ASUERO. ¡Siervo! ¡Quiten a este malvado de mi vista! ¡Llévenselo de aquí inmediatamente!
SIERVO. ¿Qué quiere que hagamos con él, majestad? Si está pensando en castigarlo, déjeme decirle que en casa del propio Amán hay una horca que él mandó preparar para Mardoqueo.
ASUERO. ¡Pues que cuelguen en ella a Amán!
NARRADOR. Y Amán fue colgado en la horca que él mismo había mandado hacer. Tal fue el fin del hombre que había planeado eliminar a todos los hijos de Israel en un solo día. Pero no contaba con que Dios, en su infinito amor, había hecho planes para que Ester estuviera en el lugar indicado, en el momento indicado y de ese modo, protegió una vez más a su pueblo de los malvados que planeaban su destrucción.