¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

El hijo del trueno

1 Hora y 15 Personajes. Últimos años del apóstol Juan: repaso de su vida como cristiano y redacción de sus escritos.
EL HIJO DEL TRUENO

Alberto Cardona



PERSONAJES

BERNABÉ
DOMICIANO
JAIR
JUAN
LEGIONARIO 1
LEGIONARIO 2
LEGIONARIO 3
LEGIONARIO 4
LOIDA
LUCILO
NARRADOR
NURIA
SABINO
SOSÍGENES
ZULA


NARRADOR: C. Longinus Castor Veteranus, honesta missione dimissus ex classe praetoria Misenensium, testamentu feccit.
Liberas esse iubeo Marcellam servam meam maiorem annis triginta et Cleopatram servam meam maiorem annis trigintiam, et ambo mihi heredes sunto aequis partibus...

Quizás, vosotros que me escucháis, no conozcáis el latín. No, no os trato de incultos ya que entiendo que no todos los hombres están capacitados para hablar las lenguas cultas. Soy Cayo Longinus Castor, tribuno romano.
Hace ya algún tiempo, fui licenciado honrosamente de la flota pretoriana de Miseno. En ella conocí mundo, religiones diferentes, paisajes diversos, culturas milenarias...
Ahora que estoy ordenando mi vida y mis recuerdos, os voy a narrar la historia de un hombre. Un anciano judío del cual oí hablar hace ya algunos años y que en su juventud fue conocido como “el hijo del trueno”.


ESCENA I

(El emperador Domiciano está en el trono. Hay un legionario a su lado haciendo guardia. Sabino está de pie enfrente del trono)

SABINO: Con respeto y admiración... (Haciendo una reverencia). Perdonad su ilustrísima y divina persona, pero me atrevo a indicarle que sería conveniente proseguir con los asuntos. Así acabaría por despacharlos antes de que su dignísima persona se canse.

DOMICIANO: ¿Cansarme? Sabino, Sabino, aunque bien sabéis que os aprecio, porque si no hace tiempo que habríais “desaparecido”, no sé si sois un excelente diplomático o un miope y tarugo.
Parece que se os ha terminado por secar la memoria. ¿No recordáis que ya llevamos seis largas horas despachando asuntos y problemas? Si por lo menos fuesen divertidos y remediasen mi tedio, ¡pero no!

SABINO: Os prometo, emperador Domiciano, que este asunto será el último que tenga que tratar en esta jornada.

DOMICIANO: Te aconsejo que sea así. Porque ya llevo vistos seis secuestros de hombres libres para convertirlos en esclavos, dos falsificaciones y tres homicidios. Mi infinita paciencia no lo soportaría mucho más, ni quizás tus ojos tampoco.

SABINO: ¿Mis ojos?

DOMICIANO: Así es. No sé, pero el emperador cree ver desde aquí que tus ojos se están cubriendo de nubles blancas. Y para solucionarte el problema quizás mande llamar a los galenos imperiales para que te operen esa molesta tara.

SABINO: ¡Os aseguro que es el último caso!

DOMICIANO: Por tu bien eso espero. ¿Y de qué se trata?

SABINO: Se trata de un crimen maiestatis realizado contra el Imperio.

DOMICIANO: ¡Eso es nuevo! Hacía mucho tiempo que nadie se atrevía a cuestionar mi poder y mi legitimidad. ¿Y de quién se trata ahora? ¿De un tribuno de la plebe? Son muy tediosos esos tribunos, siempre intentando conseguir más derechos para el populacho. Pero ¿qué querrán ahora, si les hemos bajado los impuestos? ¿No es así, Sabino?
Ahora sólo pagan el doble que los patricios.

SABINO: No, no es ningún tribuno.

DOMICIANO: ¿Ah, no? ¿Y quién es entonces?

SABINO: Un judío.

DOMICIANO: ¿Judío? ¿Y qué puede hacer un judío contra Roma?

SABINO: Si su dignísima persona escucha las acusaciones que se le imputan, comprenderá.

DOMICIANO: Sea. ¡Venga esa retahíla de crímenes nefastos y asesinatos crueles e indefendibles! ¡Y daos prisa, por Júpiter!

SABINO: (Dando palmadas) ¡Traed al acusado!

LEGIONARIO 1: Aquí traemos al preso.

LEGIONARIO 2: Pido licencia para desatarle los brazos, ya que es hombre tranquilo y nos ha mostrado que nada hay que temer de él.

SABINO: Legionario, tú no eres quién para pedir nada. Es el emperador quien puede conceder esa gracia.

DOMICIANO: (Enfadado) Dices muy bien Sabino. Yo soy quién la concede. Y no parece que el futuro condenado tenga fieros ademanes. Más parece un indefenso cordero que es enviado al matadero.
¡Desatadle! que así conozca que el emperador es justo y misericordioso, y que puede atarle o desatarle a su antojo. (Le desatan)
Sabino, procede.

SABINO: A éste judío, por nombre Juan, nacido en Betsaida (Galilea), se le acusa de pregonar infundios en contra de nuestro divino emperador, y de esparcir propaganda traidora contra el Imperio.

DOMICIANO: Me ha entrado hambre. Tengo hambre. Traedme algo de comer (se dirige a un legionario), algo liviano y frugal. Algo así como un poco de vino y fruta. ¡Rápido, holgazán!

SABINO: Ha ido pregonando, e incluso jactándose, que el emperador de Roma no es un dios sino un ser humano tan pecador como cualquier plebeyo.

DOMICIANO: Mira, ¡no está mal! El judío, en vez de manso parece que esté loco. ¿Viene esa comida?

SABINO: Se le acusa de lanzar ideas contra el imperio. Ha ido diciendo por toda la península itálica que dentro de poco habrá un reino judío superior al de Roma y que habrá un rey más rico y poderoso que su divina claridad.

DOMICIANO: ¿Es verdad eso, judío?

JUAN: Tan falsa es la mentira como las medias verdades. Aunque no me atrevería a decir que es mentira lo cierto es que es incorrecto. Yo predico la venida del reino de Jehová mi Dios, el fin de las desdichas humanas y la aniquilación del pecado.

DOMICIANO: Judío, hablas con tanto apasionamiento como si todo lo que dijeses lo creyeses. Cada vez estoy más convencido de que sois un loco.

JUAN: No, no estoy loco. El loco se abstrae de los hechos y huye de la realidad. Yo sé que lo que digo es real. Y ese convencimiento me lo da el haber sido testigo de unos acontecimientos que aunque son ciertos no dejan por ello de ser increíbles y asombrosos.

DOMICIANO: Increíbles y asombros (Lo dice haciéndole la burla). ¿Y qué hechos pueden ser ésos? ¿Acaso has visto desfilar a mis legiones entrando en Roma después de una campaña triunfal? ¿Acaso te has sentido deslumbrado al ver las siete colinas que rodean a esta divina ciudad? ¿Tal vez ha sido al ver en el muelle de Hostia el ajetreo de los comerciantes y marinos al descargar tantas sedas, oro y trigo procedente de mis provincias?

JUAN: Los sucesos que me impresionaron nada tienen que ver con el lujo, ni con adornos, ni con sestercios. ¿Qué son tales cosas comparadas con el vivir día a día con mi maestro?, ¿cómo se puede comparar con el ver a mi rabí dar de comer a cinco mil habiendo sólo unos pocos panes y peces? O al verlo...

SABINO: ¡No seas insolente judío si no quieres dejar de respirar antes de que caiga la noche!

DOMICIANO: Déjale Sabino, déjale que continúe.

JUAN: Muchas cosas podría contar. Entre ellas hechos increíbles y magníficos, también relataría otros que entonces me parecieron insignificantes y que hoy después del paso del tiempo me parecen casi más grandiosos si cabe.

(Entra el legionario con la comida)

DOMICIANO: ¡Ya era hora! Has sido muy lento legionario, recuérdame que mañana te tienen que dar cuarenta latigazos por tu tardanza, retírate.
Pero judío continúa, que los relatos novelados me apasionan.

JUAN: Todo lo que cuento es real. Tan real como que crucificaron a Jesús, mi maestro, y que al tercer día resucitó.

SABINO: Eso es imposible.

DOMICIANO: Por una vez estoy de acuerdo contigo pero, sin que sirva de precedente.

SABINO: Señor, acabemos ya con esta farsa y decrete el ajusticiamiento, que va a llegar tarde a los juegos del circo.

DOMICIANO: Los leones pueden esperar. Además, me estoy divirtiendo con las ocurrencias de este judío. A ver, israelita, cuéntame más cosas de tu maestro.

JUAN: Podría estar toda mi vida contando hechos de la vida de mi señor Jesús.

DOMICIANO: Pues cíñete a los más importantes, o a los que tú desees, pero piensa que si aburres al emperador puede costarte la vida.

SABINO: Le va a costar la vida de todas formas.

DOMICIANO: Sabino, me recuerdas a un cuervo viejo. Si vuelvo a escuchar tus graznidos acompañarás al judío en su infortunio.

SABINO: Sus deseos son órdenes (hace una reverencia) divina majestad.

DOMICIANO: ¡Calla!

SABINO: Como desee.

DOMICIANO: ¿Pero es que siempre tienes que decir la última palabra? Si vuelve a salir algún sonido de tu boca terminarás sin gaznate. (Sabino hace ademán de no que le va a decir nada más). Anda, sal de mi vista y vuelve sólo cuando tengas algo importante que decir. (Sabino intenta despedirse) ¡Ni una palabra! Continúa judío, a ver si me diviertes.

JUAN: No es mi intención divertir a nadie sino sólo enseñar la verdad.

DOMICIANO: ¿La verdad?, ¿qué verdad?

JUAN: Aquella que dice que sólo hay un Dios, Jehová, fuerte y poderoso, creador del cielo y la tierra y de lo que todo en ella se contiene.
La que dice que su hijo ha venido a la tierra para salvar a su pueblo escogido.
La que asegura que ningún ser humano es superior a otro ya que ninguno es justo, ni siquiera uno.

DOMICIANO: Judío, judío. (Lamentándose) Hasta este momento me parecías un hombre agradable e indefenso pero esos pensamientos que posees pueden ser peligrosos.
Vienes a Roma diciendo que sólo hay un Dios, cuando Roma está llena de templos consagrados a multitud de dioses.
¿Es acaso más fuerte tu Dios que Júpiter, “padre de la luz, dios de la tormenta, de la lluvia, el trueno y el rayo”?

JUAN: Sí, lo es.

DOMICIANO: ¿Más fuerte que la diosa Juno, dispensadora de toda gracia y ayuda?

JUAN: Así es.

DOMICIANO: ¿O que Baco?

JUAN: Es más poderosa ya que todos los dioses que puedas nombrar son falsos y no existen.

DOMICIANO: Quizás en eso tengas razón. Yo no creo demasiado en esos dioses, pero sin embargo creo en mí. Yo soy el poder porque Roma me pertenece y Roma posee el mundo.

JUAN: Y Jehová es dueño de ese mundo y de las personas que en él habitan.

DOMICIANO: ¡Mientes! ¡Nadie es dueño de Domiciano! Yo soy el emperador de Roma y si es mi deseo puedo hacer que una ciudad sea arrasada o que permanezca sin daño.
(Señalándole con el dedo) Judío, si yo quiero, puedo hacer que vivas o mueras.

JUAN: Hay un mensaje de esperanza que nos dejó, mi Señor Jesús, a nosotros, sus discípulos. Si creemos en el nombre del hijo de Dios, tendremos vida eterna y nada podrá contra nosotros el maligno.

DOMICIANO: Ahora yo soy tu dios pues tu vida está en mis manos.

JUAN: Sé que el hijo de Dios ha venido y me ha dado entendimiento para conocer que Él es el verdadero Dios.

DOMICIANO: Judío, tu sentencia se acerca.

JUAN: Desde hace tiempo sé que seríamos aborrecidos de todos por causa de su nombre, y que habríamos de sufrir persecución.

DOMICIANO: ¿No tienes miedo?

JUAN: Sí, soy humano. Pero si persevero hasta el fin seré salvo. Si me mandas ajusticiar sólo me librarás de mi tarea y acercarás mi salvación.

(Hay un griterío fuera)

DOMICIANO: Legionario, ve a ver que sucede. Y hazlos callar, ¡por Júpiter!

LEGIONARIO 2: ¡Sí, emperador!

DOMICIANO: Tanto ruido me subleva los nervios.

(Se callan)

DOMICIANO: ¡Menos mal! Con el dolor de cabeza que tengo.

LEGIONARIO 2: Son ciudadanos romanos que pedían su comparecencia en el circo para que comiences los juegos.

DOMICIANO: Pues parecía que nos invadían las hordas bárbaras. Menos mal que soy magnánimo con mi pueblo y que tengo paciencia.

(Vuelven a chillar)

DOMICIANO: ¡Legionario! Quiero silencio, sal fuera con la guardia y al primero que chille, sea quien sea, acuchilladlo.
Judío, no me mires con esa cara de admiración, sé que soy muy paciente. Mi antecesor Tito, los habría mandado ajusticiar en un primer momento y quizás luego habría preguntado qué sucedía.

(Entra Sabino)

SABINO: Admirado emperador, el pueblo no va a soportar ya mucho rato de espera. Sería conveniente terminar con este juicio y mandar ajusticiar al israelita.

DOMICIANO: Sí, quizás sea oportuno.
Abre tus oídos, judío, ya que voy a dictar mi sentencia. Roma, por medio de su emperador Domiciano, que soy yo, te condena a vivir recluido en la isla de Patmos y a realizar trabajos en sus minas hasta el final de tus días.
Así durante lo que te reste de existencia podrás pensar en que el emperador de Roma es más fuerte que tu Dios, ya que puede matarte o condenarte cuando él quiera o como a él le convenga.

(Se levanta para irse)

DOMICIANO: ¡Ah! Agradece a Sabino sus ansias de ajusticiarte, ya que al divino Domiciano le divierte llevar la contraria a su afamado senador y jurista.

JUAN: Sólo le agradezco a mi Dios el que me permita continuar con su obra.

DOMICIANO: No juegues con tu suerte, judío, que todavía puedo cambiar la sentencia.
Sabino, dame los pergaminos, que voy a firmar la sentencia. Legionario, lleva al preso a las mazmorras y dispón todo para que se cumpla cuanto antes mi decisión.
Y nosotros vayamos prestos al circo porque ni siquiera Baco puede quitarles a los romanos la dicha de ver unos buenos juegos.



ESCENA II

(Entran Lucilo y Sosígenes)

LUCILO: Estoy muy cansado. Llevo ya diez años desterrado en esta isla desolada y rocosa, donde el “destino” quiso mandarme.
Aunque tengo el carácter alegre y despreocupado, no oculto que a veces ya me asquea mi existencia.

SOSÍGENES: No creo que fuese el destino, amigo Lucilo, el que te quisiese tan mal como para mandarte a esta isla. Sino más bien fue el juez romano que ya estaba harto. Tienes que estar de acuerdo conmigo en que ya fue demasiado hurtar, en un solo día, en el mercado, en el Coliseo y en la casa del senador Cayo Tarquinio.

LUCILO: Mirad Sosígenes, yo creo, al igual que nuestro querido judío y anciano amigo Juan, hijo de Zebedeo, que todos somos hermanos y por tanto, no creo que a un hermano mío le importase prestarme algún sestercio.

SOSÍGENES: Olvidáis en vuestra exposición las esculturas y obras de arte que robasteis al senador, así como la carreta repleta de sedas y finos ungüentos y perfumes orientales robada en el mercado, o la multitud de anillos y collares de oro y piedras preciosas que hurtasteis en el Coliseo.

LUCILO: Me olvidaba de esa minucia.

SOSÍGENES: Creo, amigo Lucilo, que el juez romano no consideró que esas personas robadas eran vuestros hermanos. Por tanto erráis en vuestro planteamiento.

LUCILO: Sí, quizás tengáis razón. Pero creo que es demasiado castigo veinte años de destierro en Patmos por haberme equivocado únicamente en mi parentesco.

SOSÍGENES: No tenéis remedio.

(Entra Zula)

ZULA: Salud hermanos.

SOSÍGENES: Salud Zula.

ZULA: ¿Qué os ha traído a este lado de la isla?

LUCILO: Hemos venido a ver cómo se encontraba Juan.

SOSÍGENES: ¿Y tú, qué haces por aquí?

ZULA: Me acerco todos los días, cuando acabo mis tareas, por si nuestro venerable amigo necesita alguna cosa.

SOSÍGENES: Haces bien.

ZULA: A su edad le es muy difícil cuidar de su persona. Bastante tiene con trabajar en la mina.

SOSÍGENES: ¡Es increíble! ¡Lo que puede llegar a hacer Roma! Y se tiene por una sociedad civilizada y culta. Mandar desterrado, aquí a Patmos, a un pobre anciano de noventa y cinco años. Y encima obligarle a realizar trabajos forzados en las minas. ¡Si yo estuviese en el Senado!

LUCILO. Calma, hermano Sosígenes.

ZULA: Sí, cálmate.

LUCILO: Y no chilles tanto, que como te escuche la guardia te aumentará la condena.

SOSÍGENES: ¡Me da igual! Lo justo es justo sin más, aquí y en Roma.

LUCILO: Pero Sosígenes, tú sabes que se le consideró enemigo de Roma y un peligroso criminal.

SOSÍGENES: ¿Pero, creéis que un pobre anciano de noventa y cinco años, tan amable y de inteligencia tan cultivada, puede ser un peligroso criminal?

LUCILO: Algo habrá hecho para estar aquí con nosotros.

ZULA: Sí, sí que ha hecho. Se le ha castigado al destierro por haber hecho prosélitos para la religión cristiana.

LUCILO: Algo más habrá hecho.

ZULA: Sí. Escribir libros sobre su religión.

SOSÍGENES: Por tanto parece ser que es un gran crimen apartar a los romanos del culto al dios Baco, y el no decir alabanzas del emperador. ¡Algún día se resquebrajará el Imperio y todos los hombres seremos iguales!

ZULA: Desde luego. Y si sigues chillando de esa forma se resquebrajará pronto. Me recuerdas a un grajo de mi Siria natal.

(Pausa)

LUCILO: Me gustaría saber lo que dicen esos libros que has dicho que escribe. Seguro que contenían algo más que temas religiosos.

SOSÍGENES: Da igual lo que escriba. El hombre, por ser hombre, tiene que tener libertad de expresión. Así lo teníamos regulado en mi país, Grecia, cuando mandábamos en el mundo.

ZULA: Últimamente yo le veo escribir cada vez que viene de trabajar.
Por aquí deben estar sus manuscritos, mirad.

LUCILO: A ver, ¡déjamelo, déjamelo!

SOSÍGENES: Lucilo, dame esos escritos. No quiero que por un casual se “extravíen” en tus manos. (Se esconde parte Lucilo) ¡Todos los papeles!

LUCILO: Es que... quiero leerlos.

SOSÍGENES: Sé que no sabes leer. Dámelos. No me fío de ti ni cuando duermes.

LUCILO: Sois muy exagerado.

SOSÍGENES: Si, exagerado. Que es bien sabido que hay algunas personas, que debido a su ansiedad, cuando duermen se levantan como en trance y luego no se acuerdan de sus andanzas.

LUCILO: De acuerdo, toma.

ZULA: Dejaos de chanzas y ponedlos en su lugar que Juan no tardará en llegar.

SOSÍGENES: Si, pero antes los ojearé un poco.

LUCILO: Lee en voz alta, que así nos reiremos todos.

ZULA: ¿Reírnos? Lo que escribe Juan es muy serio y no es motivo de risa.

SOSÍGENES: Además, Lucilo, ¿qué tienes en tu vida para estar riendo o para estar alegre?

(Entra Juan)

JUAN: En verdad que hay pocas cosas en esta efímera vida para estar alegres. Por ello considero que debe ser un pecado malgastar esos pocos motivos de felicidad.

ZULA: Perdonadme apóstol Juan, no pude reprimir mis impulsos ante las peticiones de nuestros visitantes y les enseñé sus escritos.

JUAN: ¿Y les gustaron?

ZULA: Pues... no losé (extrañada).

JUAN: (Dirigiéndose a Lucilo y Sosígenes) ¿Os gustaron?

LUCILO: Sí, sí mucho. Grácil pluma tenéis.

SOSÍGENES: Sí desde luego. La verdad es que no nos ha dado tiempo de leer nada.

JUAN: Entiendo. Me alegro de vuestros progresos.

SOSÍGENES: ¿Progresos? No entiendo.

JUAN: Tales deben de ser, porque antes siempre hablabais mentiras sin decir la verdad en ningún momento. Pero ahora puedo comprobar que, aunque tarde, al final las decís. Venid, traed esos escritos.

LUCILO: Tomad, maestro.

JUAN: Llámame Juan. Ni soy patricio, ni tribuno, ni tengo necesidad de que me engalanes los oídos… Todos los papeles, Lucilo. Mirad y escuchad atentamente lo que voy a relatar, ya que es palabra dada por Dios a éste su siervo. Escuchad y aprended:

“Yo, Juan, vuestro hermano y copartícipe en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Yo estaba en el espíritu el día del Señor y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último...

(Entran dos presos más)

BERNABÉ: Salud hermanos y haya paz por la gracia de Dios.

SOSÍGENES: Salud.

LOIDA: Que Dios esté con vosotros.

ZULA: Y con vosotros también.

LUCILO: De salud nada. Ahora que la narración se ponía interesante tenéis que venir a interrumpir.

BERNABÉ: Perdona hermano si te hemos molestado pero siempre venimos a ver al apóstol.

LUCILO: ¿Y no podríais venir otro día o en otro momento?, ¿no tenéis ahora otra cosa mejor que hacer?

LOIDA: ¡Oh, no! No tenemos nada mejor que hacer.

LUCILO: Pues marchaos a perder el tiempo a otro lado.

JUAN: El tiempo, mi querido Lucilo, es un don de Dios. Y cuando llegue el momento tendremos que darle cuentas de cómo lo hemos empleado.

BERNABÉ: ¿Y qué le diremos si lo hemos malgastado?

LUCILO: Le podríais decir que lo habéis extraviado o perdido. ¡Como en tu caso es verdad!

(Bernabé le mira enfadado). (Pausa)

JUAN: El holgazán o el que fácilmente extravía su tiempo peca al no haberlo aprovechado mejor.

SOSÍGENES: ¿Y según tú, cuáles son las mejores tareas en que podemos dedicar nuestro tiempo?

JUAN: Pues por ejemplo una sería el dar testimonio de la vida y misión de Jesús.

LUCILO: Todo esto es demasiado filosófico para mí. Continúa con tu narración Juan, hijo de Zebedeo.

JUAN: Continuaré, pero antes devuelve a Bernabé su bolsa.

LUCILO: Maestro, no se os escapa nada.

SOSÍGENES: Perdónale, Juan. Y por favor, continúa ya que todos tenemos interés.

JUAN: Escuchad y oíd, porque importante es la revelación. “Me volví para ver la voz que hablaba conmigo, y vuelto vi siete candeleros de oro. Y en medio de ellos a uno semejante al Hijo del Hombre vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con cinto de oro.
Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve, sus ojos como llama de fuego... Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: no temas, yo soy el Primero y el Último y el que vivo y estuve muerto, mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.
Escribe las cosas que has visto y las que son, y las que han de ser después de éstas. El misterio de las siete estrellas que has visto a mi diestra y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto son las siete iglesias”.

BERNABÉ: No comprendo nada.

LUCILO: Pues si tú, que te has unido a los cristianos y que además llevas algunos años escuchando a Juan, imagínate yo que en lo único que creía era en los sestercios y en mi “facultad” para conseguirlos.

JUAN: No os preocupéis si ahora no entendéis porque el tiempo está cerca y las cosas que me han sido reveladas se cumplirán en breve.

LOIDA: ¿Cosas, apóstol? ¿Qué cosas?

JUAN: Mi querida hermana Loida, dentro de poco, después de que se abra el último sello y después de que el mensaje del tercer ángel sea dado, vendrán las siete postreras plagas y entonces se condenará la gran ramera y caerá Babilonia.

BERNABÉ: Todo es muy confuso para mí. No logro comprender.

JUAN: Cuando veáis, comprenderéis. Ahora lo importante, lo verdaderamente importante es creer. Los hechos inexorablemente se cumplirán en el tiempo y en verdad que en breve habrá un cielo nuevo y una tierra nueva, y todos los que creamos nos diremos “shalom” en la Nueva Jerusalén.

LUCILO: Osea, ¿qué lo que has escrito no es importante, sólo es importante el creer que todo sucederá?

JUAN: Conocer es importante. Los marinos escrutan unas cartas donde están dibujadas las costas y así se libran de los traicioneros arrecifes. Igualmente nosotros, si sabemos en qué momento nos encontramos, podremos defendernos mejor del maligno. Pero lo más importante es creer en Dios y guardar sus mandamientos mientras esperamos el final del tiempo.

SOSÍGENES: El final nos llegará pronto a todos nosotros si continuamos en esta isla hedionda.

BERNABÉ: Hay que tener fe, ateniense, hay que tener fe.

JUAN: Os leeré el final de mis escritos, os reconfortará. “Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. Y el espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que tiene sed, venga y el que quiera, tome del agua de la vida, gratuitamente. Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro. El que da testimonio de estas cosas dice: ciertamente vengo en breve, amén, sí, ven, Señor Jesús. La gracia de nuestro señor Jesucristo sea con todos vosotros, Amén”.

BERNABÉ: Amén.

LOIDA: Amén.

ZULA: Así sea.

BERNABÉ: Apóstol, Loida y yo debemos volver a las minas, no vaya a ser que la guardia nos eche de menos.

LOIDA: No es que tengamos miedo. Pero nos gustaría sobrevivir durante algún tiempo más antes de reunirnos con el Creador. Aún somos jóvenes, podríamos practicar sus enseñanzas, conocer más...

JUAN: No, no hay por qué disculparse, Loida. El hombre fue creado por Dios para que viviese eternamente, sólo el pecado cercenó ese atributo.

LOIDA: Gracias por tu comprensión, apóstol Juan.

BERNABÉ: Adiós, querido maestro y amigo, que la paz sea contigo, mañana intentaremos volver a visitarle.

JUAN: Shalom, hijitos míos, y que el Señor os acompañe.

(Se van Bernabé y Loida) (Pausa)

SOSÍGENES: En verdad que me gustaría poseer vuestra fe y vuestra esperanza.

LUCILO: Para eso, querido Sosígenes, deberías haber nacido judío y no griego. La “Natura” nos trae a este mundo en el momento que desea y en el lugar que quiere. Y eso nadie lo puede alterar, ni siquiera un inconformista como tú.

JUAN: En algunos casos ser un inconformista es una ayuda.

SOSÍGENES: ¿Qué puedo hacer para creer?

JUAN: Estudiar, investigar, cotejar. Si conoces la palabra de Dios y no tienes un duro corazón creerás.

ZULA: ¡Llega la guardia, escondeos!

(Se esconden todos menos Juan)

LEGIONARIO 3: ¡Salve, Juan de Zebedeo!

JUAN: “Shalom”, ¿qué se te ofrece? Algo importante debe ser para molestarse en venir a visitar, a este lado de la isla a un viejo como yo.

LEGIONARIO 4: Algo importante es, en efecto.

LEGIONARIO 3: Pero antes de darte las noticias esperad un momento. ¡En nombre del César, salid! ¡Por Júpiter! No me molesta vuestra timidez o vuestro miedo. Me molesta que penséis que las legiones de Roma son ineptas o estúpidas. Y sobre todo me enerva si al que tratáis de lelo es a este centurión (refiriéndose a él).

LUCILO: Perdonad, pero no teníamos ningún afán de ofenderos.

SOSÍGENES: Estábamos realizando un juego, ¿verdad Lucilo?

LUCILO: En efecto, así es.

LEGIONARIO 3: Y, ¿en qué consistía el juego, si puede saberse?

LUCILO: (Dudando y mirando a Sosígenes) En hallar la mayor cantidad de setas comestibles.

SOSÍGENES: O de cualquier tipo.

LEGIONARIO 3: No continuéis por ese camino si no queréis que os crucifique, que bien sé que las setas sólo crecen en bosques de coníferas.

JUAN: Por favor, no os enojéis son simplemente unos pillos y, contadme, qué os ha traído hasta aquí.

LEGIONARIO 3: Está bien, haya calma.

LEGIONARIO 4: Idos, antes de que se arrepienta.

LUCILO: Gracias, magnánimo centurión.

SOSÍGENES: No tendréis más quejas nuestras. Adiós maestro, pronto volveré para que me instruyáis.

LEGIONARIO 4: ¡Marchaos ya! Siéntate Juan porque son grandes noticias las que vais a oír y vuestro corazón puede sufrir.

LEGIONARIO 3: Domiciano ha sido asesinado hace pocas fechas atrás. Ha sido proclamado nuevo emperador, Nerva.

LEGIONARIO 4: Que sea en buena hora.

LEGIONARIO 3: Pues bien, Nerva ha revisado vuestro caso y ha decretado que se os conceda la libertad.

LEGIONARIO 4: Recoged vuestras cosas, mañana partiréis hacia Éfeso.

JUAN: Gracias Jehová.

LEGIONARIO 4: Dáselas a Nerva, “el justo”, él te ha liberado.

(Se van los legionarios)

JUAN: En verdad que eres todo poderoso. Tus mandatos se manifiestan hasta por medio de emperadores y reyes.

ZULA: Adiós maestro, me alegro por vos. Acuérdese de nosotros cuando esté en Éfeso. Y cuídese mucho.

JUAN: “Shalom Zula”, y persevera en tu fe. Cuando menos lo esperes Dios contestará tus oraciones. Y no temas por mí, yo continuaré con la obra que me fue encomendada de predicar el evangelio a todo hombre y en toda nación. Que la gracia de nuestro señor Jesucristo sea contigo.



ESCENA III

(Juan está escribiendo)

JUAN: Un año ha pasado desde que llegué aquí, a Éfeso. ¡Qué rápido transcurre el tiempo! Encerrado entre estas cuatro paredes he ido recordando día a día tantas cosas extraordinarias que han sucedido en mi vida. Y lo curioso es que todos mis recuerdos los asocio con una persona, con Jesús. Retrocedo en el tiempo y parece que mi vida comenzó en realidad un día en mi Betsaida natal, cuando una figura vestida con una túnica blanca se acercó a mi hermano y a mí y nos dijo: “venid y ved”.

(Entra Nuria)

NURIA: Apóstol, ¿divagando otra vez?

JUAN: No Nuria, hija mía, esta vez recordando.

NURIA: Pues si es menester recordad arropado que, a estas alturas del invierno, cualquier aire frío se le puede colar entre las mantas y puede enfriar su memoria.

JUAN: Qué paciente y qué buena eres conmigo.

NURIA: Quite, quite, que aunque intente amansarme no lo va a conseguir. La última vez que se enfrió estuvo dos meses sin soltar el catarro.

JUAN: No te preocupes que haré todo lo posible para no volver a enfermar.

NURIA: Lo que tendría que hacer es no trasnochar tanto.

JUAN: Es que empiezo a escribir y no me doy cuenta de que el sol se pone y que avanza la noche.

NURIA: Y luego al día siguiente se le nota cansado y con el rostro lleno de ojeras.

JUAN: A mi edad las ojeras se han instalado perpetuamente en mi rostro. Y ya no son ojeras sino arrugas.

NURIA: ¿Pero tanto tiene que escribir? Desde que vino de Patmos no ha hecho otra cosa.

JUAN: Mi tarea es extensa y mi tiempo se acaba.

NURIA: Si para los últimos años que le quedan por vivir va a estar tan atareado. Yo me daría un paseo por el monte Oreb y dejaría esa tarea en el picacho más alto.

JUAN: Afortunada Roma de que hayas nacido mujer y no hombre, de otro modo habrían temblado sus legiones.

NURIA: Si muchos hombres de nuestro pueblo hubiesen sido como yo, los días gloriosos del reino de David no habrían pasado.

(Sigue limpiando la habitación)

JUAN: Hijita, ¿pero es que siempre tienes que decir la última palabra?

(Entra Jair)

JAIR: ¡Shalom, apóstol Juan!

JUAN: Que la paz sea contigo Jair. ¡Vaya esposa que tenéis!

(Se va Nuria)

JAIR: Paciencia querido Juan, ten paciencia, como la tengo yo. Aunque me ha salido contestona no es mala mujer y tiene buenos sentimientos.

JUAN: Eso lo sé. No tengo nada que reprochar sino que me asombro de tu paciencia.

JAIR: Tú has enseñado desde hace tiempo que hay que aprender a ser paciente, y mi mujer es una buena escuela. Y en todo caso la vida puede dar muchas vueltas. ¿No os llamaban, a vos, el hijo del trueno cuando erais joven?

JUAN: Sí, es cierto, antes de conocer a Jesús, a mi hermano y a mí nos llamaban los hijos del trueno porque teníamos mal genio, espíritu vengativo y de crítica. Además contenía en mí el defecto del orgullo.

JAIR: ¿Y ahora?

JUAN: El paso del tiempo aplaca la fogosidad, y el cometer errores te enseña a tener paciencia con el que también los sufre.

JAIR: Paciencia y amor, dos cualidades difíciles de cultivar.

JUAN: Un mandamiento antiguo tenemos desde hace tiempo, ese es la palabra que hemos oído desde el principio. Sin embargo yo te digo que hay un mandamiento nuevo dado por dios, y ese es el amar a nuestros semejantes.

JAIR: Por la gracia de Dios espero llegar a ese amor por mis hermanos.

JUAN: Y yo también espero llegar a adquirirlo. Pero el mandamiento va más allá, hay que conseguir aborrecer al mundo y las cosas que son de este mundo, sólo así conseguiremos que el amor del Padre esté en nosotros.

JAIR: Pero el enemigo nos ataca duramente.

JUAN: Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se perfeccionará en nosotros.

(Entra Nuria otra vez)

NURIA: ¿Todavía hablando? Esposo, deja tranquila al apóstol. Bastante tiene ya con sus escritos para que tú le atosigues.

JAIR: Pero es que quiero saber...

NURIA: ¡Si quieres saber espera a que acabe sus libros y luego los lees!

JUAN: No me molesta y además me da la oportunidad de testificar.

NURIA: ¿Testificar?

JUAN: Sí, así es. Todo el que cree que Jesús es el hijo de Dios debe testificar, pero no sólo a los que no le conocen sino también a los que le conocen para que así se fortalezca nuestra creencia y nuestro vínculo.

NURIA: Así pues, la clave de todo es esa palabra, testificar.

JUAN: Así es, cada uno debe testificar de lo que ha visto y de lo que Dios ha hecho por él. Yo he dado testimonio de que Jesús es el hijo de Dios. De que hizo milagros, como el del convertir el agua en vino, o dar de comer a cinco mil. He dado testimonio de que murió en la cruz, de que sufrió tormento y de que resucitó al tercer día.

NURIA: Debieron ser apasionantes esos momentos.

JUAN: Nunca se me podrá olvidar su cara, su sufrimiento. Ni tampoco el momento de su muerte. Nadie había visto un hecho igual; el sol se oscureció, la Tierra se abrió y los truenos y relámpagos se cayeron en el monte Calvario asustando y enloqueciendo a todos los incrédulos.

(Pausa)

JUAN: Todo esto, y más acontecimientos, son los que estoy relatando en mis escritos antes de que sobrevenga mi muerte.

JAIR: ¿Y cuando tú ya no estés con nosotros, quién testificará?

JUAN: Vendrán otros que tomarán mi relevo.

NURIA: Apóstol Juan redacta despacio, cuanto más tiempo tardes en escribirla más tiempo estarás entre nosotros.

JUAN: Sí puede ser pero mi tiempo se acaba. He sufrido persecución, al igual que los demás apóstoles, he sido encarcelado, azotado y he tenido que realizar trabajos forzados. Ya es tiempo de que descanse.

JAIR: Sin embargo nosotros todavía te necesitamos.

JUAN: La única necesidad que tiene el hombre es la de Jesús. En cuanto se le conoce nada hay más maravilloso, ni más dulce. Yo no soy nada más que un testigo de su vida. Ahora por medio de mis escritos las generaciones posteriores conocerán de él directamente.

NURIA: Sería bueno que ya de paso escribiera la historia de su vida, para que los que nazcan posteriormente también lo conozcan.

JUAN: Mi historia no interesa, sólo interesan las cosas que hizo Jesús. De mi vida sólo puede interesar que aquel pescador judío, llamado el hijo del trueno, tuvo el honor de ser considerado por Jesús como el discípulo amado, y que predicó su venida hasta el fin de sus días. Y así lo dejó escrito para que todos conociesen.

JAIR: Siendo así, querido apóstol, te dejamos para que acabes de rellenar los pergaminos.

NURIA: Venga, vámonos, esposo mío. Deja de molestar que si no le retrasaremos en su tarea. Shalom Juan, que Jehová sea contigo.

JUAN: Y también con vosotros.

JAIR: Cuando vaya a acostarse apague la lámpara que el aceite es muy traicionero cuando se derrama.

NURIA: ¡Vámonos Jair! Déjale tranquilo que ya sabe lo que tiene que hacer. Tiene más años que tú y por tanto ha utilizado más veces las dichosas lámparas.

JAIR: Bueno, bueno. Que la paz sea contigo.

JUAN: Adiós, buenas noches. Descansad bien.

(Se van)

JUAN: Muchas cosas tengo que agradecer a Dios. Todos mis hermanos los apóstoles murieron de muerte violenta. No sé lo que el futuro me deparará pero en esta casa tengo paz y sosiego para escribir.
Ya estoy cansado de rellenar los pergaminos, mi momento de descanso está próximo. Antes terminaré mis escritos. (Se pone a escribir).

“Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero. Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aún en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén”.

El fin de todo está próximo. Quizás el año que viene pueda ver la Nueva Jerusalén. Así sea.