¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Consulta Médica

5-7 Minutos y 6 Personajes. Varios personajes acuden a la Consulta Médica para encontrar solución a sus problemas espirituales.

CONSULTA MÉDICA

PERSONAJES

Doctor
Señorita
Paciente 1
Paciente 2
Paciente 3
Paciente 4


OBRA

Aparece en escena el Doctor. Llaman a la puerta y entra la secretaria. Primero, entra una persona. Luego entran dos más. Después entran otras dos personas y por fin, la última. Se sientan todos en la salita de espera y se levanta el doctor para hablar con la secretaria.

DOCTOR. ¿Hay muchos esperando, señorita?

SEÑORITA. Sí, Doctor, de momento hay seis pacientes esperando.

DOCTOR. Bien, dígale al primero que pase.

SEÑORITA. De acuerdo, Doctor.

Entra el primero de los pacientes.

PACIENTE 1. Buenos días, Doctor. Mire, yo últimamente tengo la “atención” baja, sobre todo cuando estoy en la iglesia, y durante la semana no me encuentro muy relajado sino más bien en tensión constante y me altero con facilidad.

DOCTOR. Este mal es muy frecuente. Es una enfermedad que al parecer en los últimos tiempos se está padeciendo con más frecuencia.

PACIENTE 1. ¿Y yo qué puedo hacer para subir la “atención?

DOCTOR. Primero, hay que saber por qué se produce la enfermedad. Si localizamos las causas será más fácil el remedio. Déjeme que le haga un chequeo. Súbase las mangas, por favor... ¿Estudia la Biblia durante la semana regularmente?

PACIENTE 1. No lo hago con mucha regularidad.

DOCTOR. ¿Ora diariamente?

PACIENTE 1. Sólo por los alimentos.

DOCTOR. ¿Le gusta leer la Biblia?

PACIENTE 1. Depende. No siento muchas ganas pero a veces, cuando lo hago, es para no perder la costumbre.

DOCTOR. Bien, puede bajarse las mangas.

PACIENTE 1. ¿Es grave, Doctor?

DOCTOR. No, no es muy grave aunque puede ir a más y entonces le podría producir males mayores. Le recomiendo, una vez examinadas las causas que haga lo siguiente. Señorita, lea esto, por favor. (Lee Proverbios 4:20 y 8:32,33). Si usted sigue este consejo, y es sabio, la “atención” le volverá a subir rápidamente. Practique la oración un poco más y pídale que le ayude a comprender mejor las cosas que encuentre en ellas. Esto le ayudará a que no le baje la tensión tan rápidamente.

PACIENTE 1. Muchas gracias, Doctor.

DOCTOR. No hay de que. Hasta la próxima.

Se va el número uno y entran el 2 y el 3.

SEÑORITA. ¿Van los dos juntos?

PACIENTE 2. Sí, señorita.

SEÑORITA. Bien, pueden pasar.

DOCTOR. Buenos días. Pueden sentarse, por favor.

PACIENTE 3. Mire, Doctor, tenemos un problema. Se trata de que tenemos la lengua muy ligera.

PACIENTE 2. Sí, Doctor, muy ligera. Tan ligera que sin darnos cuenta, en la iglesia se nos mueve mucho.

DOCTOR. Está bien. Esta enfermedad es muy contagiosa y además es muy peligrosa. Siento comunicarles que lo que ustedes tienen se llama “Paliquismo”.

PACIENTE 2. ¿Paliquismo?

PACIENTE 3. ¿Y eso qué es?

DOCTOR. Es una enfermedad producida por varias circunstancias. Se puede dar por contagio o bien por el desentendimiento que nos rodea.

PACIENTE 2. ¿Y dice usted que es peligrosa?

DOCTOR. Por supuesto, no solamente puede ser peligrosa sino que además se puede producir un Corte de digestión “espiritual” y eso sería fatal dado los tiempos que estamos viviendo.

PACIENTE 2. ¿Y qué podemos hacer, doctor?

DOCTOR. El “Paliquismo” se está convirtiendo en una verdadera plaga. Muchos cuerpos que poseen este síndrome adquieren síntomas de apatía, anemia espiritual y vaguitismo y como esta enfermedad es contagiosa puesto que la produce un virus llamado “virus satánicus”, pueden verse afectados los demás miembros del cuerpo.

PACIENTE 2. ¿Y tan peligrosa es?

DOCTOR. Sí, bastante peligrosa, y se debe combatir a base de inyecciones morales que son hoy por hoy el único remedio para combatir el “Paliquismo” o “Palique vulgar”.

PACIENTE 3. ¿Y cuántas inyecciones nos va a recetar, Doctor?

DOCTOR. De momento, pueden tomarlas leyendo proverbios 12:1. (Lo lee la Secretaria) ¿Ustedes quieren corregirse?

PACIENTE 3. Sí, doctor. No queremos que la cosa empeore más.

DOCTOR. Muy bien, pues a continuación lean proverbios 9:10. (Secretaria) y sigan todos los consejos que aparecen en este libro. Con esto será suficiente.

PACIENTE 2. Gracias, Doctor.

DOCTOR. De nada y adiós.

(Se van de la sala y entra el número 4)

SEÑORITA. El siguiente, por favor.

PACIENTE 4. Soy yo.

SEÑORITA. Pase, pase, por favor.

PACIENTE 4. Gracias, señorita… Buenos días, Doctor.

DOCTOR. Buenos días pero, ¿usted por aquí, señor Pérez?

PACIENTE 4. Sí, señor Doctor, de nuevo con usted. Mire, resulta que tengo dolores muy agudos.

DOCTOR. ¿Y qué tipo de dolores padece?

PACIENTE 4. Mire, siento un dolor muy intenso cada vez que tengo que apagar la radio o la televisión para estudiar y orar.

DOCTOR. Lo que usted tiene, señor Pérez, es una “anemia” de nutrición.

PACIENTE 4. ¿Anemia? Pero, si yo como todos los días muy bien.

DOCTOR. No me estoy refiriendo al alimento físico.

PACIENTE 4. Entonces, ¿a qué alimento se refiere?

DOCTOR. Mire, existen varios tipos de anemia. La suya en particular ha sido contraída por “Agentes Exteriores” que han invadido sus defensas. Es importante que tenga en cuenta los factores externos que actúan en sus defensas.

PACIENTE 4. ¿Y qué agentes son estos?

DOCTOR. Son unos agentes bacterianos que nos transmiten la “Radiosclerosis” y la “Televigionela”.

PACIENTE 4. ¿Y qué es lo que debo de hacer, Doctor?

DOCTOR. En primer lugar tiene que ponerse unas vacunas para inmunizarse de estas bacterias.

PACIENTE 4. ¿Y qué vacuna me recomienda?

DOCTOR. Le recomiendo la vacuna de Filipenses 4:8 (Secretaria). Esto hará que le aumenten las defensas y le ayudará a eliminar todo aquello que no le conduzca a algo positivo.

PACIENTE 4. ¿Y usted cree que esto será suficiente?

DOCTOR. Desde luego. Lo único que resta es que usted coma bien espiritualmente y sobre todo no olvide que hay que buscar primeramente el reino de Dios. Todo lo demás serán cosas pasajeras.

1 comentario:

Sara Vilma dijo...

Dios les bendiga estoy encantada con los dramas que ustedes publican, gracias por compartir el talento que tienen que Dios les ha dado a quienes los escriben, en lo particular voy a dirigir dos de ustedes: SIGUEME y CONSULTA MÉDICA, con algunos ajustes a nuestro entorno gracias nuevamente.