¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

David y Goliat

10 Minutos y 15 Personajes. Historia de la lucha entre David y Goliat.
DAVID Y GOLIAT

PERSONAJES

NARRADOR
SAÚL
SOLDADO 1
SOLDADO 2
SOLDADO 3
GENERAL FILISTEO
FILISTEO 1
FILISTEO 2
FILISTEO 3
GOLIAT
ESCUDERO
DAVID
HERMANO 1
HERMANO 2
HERMANO 3




NARRADOR. Los filisteos juntaron sus ejércitos para la guerra y se congregaron en Soco, que es de Judá y acamparon en Efes-danim. También Saúl y los hombres de Israel se juntaron y acamparon en el valle de Ela, y se pusieron en orden de batalla contra los filisteos.

(Aquí cada grupo de soldados entra en el escenario colocándose un grupo a la izquierda y otro a la derecha.)

SAÚL. ¡Vamos muchachos, firmes! Hoy vamos a vencer a los filisteos. Como ya saben, Jehová nos dará la victoria. ¡No tengan temor! A ver tú, soldado, muéstrame tu mejor arma...

SOLDADO 1. (Cantando.) Jehová es mi Guerrero ¡jo, jo, jo! Jehová es mi Guerrero ¡jo, jo, jo! Y con mi alabanza pelearé, pues no es mi guerra sino la de Dios. Danza y pandero yo daré, pues no es mi guerra sino la de Dios, y con alta voz yo gritaré: “Jehová es mi guerrero!

(Todos le ayudan a cantar.)

SAÚL. Muy bien, esa es nuestra mejor arma…

NARRADOR. Y los filisteos estaban sobre un monte a un lado y el valle entre ellos…

GENERAL FILISTEO. ¡Filisteos! ¡Estén listos! Hoy vamos a vencer a nuestros enemigos en el nombre de los dioses…

FILISTEO 1. Sí, ¡hoy venceremos a los Israelitas en el nombre del dios Oruga!

FILISTEO 2. No, ¡hoy vamos a vencer en el nombre de dios zope! ¡Sííííí!

(Todos gritan: “Sííí”.)

NARRADOR. Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín, el cual se llamaba Goliat de Gat y tenía gran altura. Era un gigante, tenía un casco de bronce en su cabeza, y un vestido de malla muy pesado. El asta de su lanza era como un rodillo de telar e iba su escudero delante de él.

FILISTEO 3. (Al frente del escuadrón.) ¡Vamos muchachos, como lo ensayamos!

(Los filisteos comienzan a cantar: “A la bin, a la ban, a la bin bon ban, Goliat, Goliat, ra r ra”.)

NARRADOR. Y se paró Goliat y dio voces a los escuadrones…

GOLIAT. (Detrás de una cortina en el escenario se dirige a su escuadrón.) ¡Filisteos! ¡Cállense, cállense que me desesperan...! ¿No ven que me están sonrojando? (A los israelitas) Israelitas, ¿por qué se ponen en orden de batalla? Yo soy el filisteo y ustedes los siervos de Saúl. Escoged a un solo hombre que venga en contra de mí. Si él pudiere vencerme, nosotros seremos sus siervos, pero si yo lo venzo, ustedes serán nuestros esclavos. No se les olvide que hoy he desafiado a los escuadrones de Israel. ¡Enviadme a un hombre que pelee conmigo…! ¡Ja, ja, ja!

(Cuando Goliat habla los israelitas tienen gran temor, y se ponen uno al frente de otro para evitar ser el primero en la fila.)

SAÚL. (Se quita la corona y se la ofrece a un soldado.) Tú serás el nuevo rey mientras dure la guerra.

SOLDADO 2. No, no la quiero, mi rey. Ésta es suya, tal vez despuecito de la guerra, con mucho gusto. (Le devuelve la corona colocándosela en la cabeza.)

NARRADOR. Pero había un joven llamado David que era pastor de ovejas…

(La oveja entra caminando por el pasillo, imitando a una ovejita, hasta llegar a la primera fila. Luego David la alcanza y la lleva hacia fuera.)

DAVID. (Entra buscando la oveja y la llama.) ¡Dulcinea, Dulcinea! ¿Dónde estás, Dulcinea? ¡Ahh! Ya te vi, oveja descarriada, siempre andas escapándote... (Con el palo de pastor la dirige hacia fuera mientras la oveja va feliz.)

NARRADOR. He allí David, el menor los ocho hijos de Isaí, el cual no había ido a la guerra por su corta edad. Pero este muchacho se convertiría en el instrumento usado por Dios para darle libertad a su pueblo.

En el campo de batalla había únicamente tres de los hermanos mayores de David, temerosos por el gigante que mañana y tarde amenazaba al pueblo de Israel.

Uno de tantos días David fue enviado por su padre a dejar provisiones a sus hermanos y al llegar al campo de batalla sucedió lo inesperado por David…

HERMANO 1. ¿Qué haces aquí, pastorcillo? Deberías de estar cuidando las ovejas…

HERMANO 2. Sí, ¿qué haces aquí? El lobo se llevará las ovejas y mi padre te castigará…

HERMANO 3. Conozco tu corazón y sé que solo a husmear has venido

NARRADOR. De repente se oyó nuevamente aquella voz espantosa que los soldados Israelitas conocían muy bien…

GOLIAT. (Sale con su escudero.) ¡Ja, ja, ja! Enviadme al hombre que peleará conmigo. Si me venciere, todos nosotros seremos sus siervos pero si yo venzo… ¡Ustedes nos servirán! ¡Ja, ja, ja!

(Cuando Goliat habla los israelitas tienen gran temor, y se ponen uno al frente de otro para evitar ser el primero en la fila.)

SOLDADO 3. (A David.) ¿Viste a este hombre que ha salido? El que lo venza el rey le dará grandes riquezas y a su hija.

DAVID. ¿Quién es este cabezón? ¿Quién es este filisteo para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?

HERMANO 1. David, es hora de que te vayas a casa a cuidar a nuestro padre y a las ovejas; ya no hables más.

DAVID. (A otros soldados.) Varones, no tengan temor de este gigantón porque Jehová está con nosotros. (Dirigiéndose a Saúl.) No desmaye el corazón de ninguno a causa de ese cabezón, tu siervo irá y peleará contra este filisteo.

SAÚL. Tú no podrás ir a pelear contra el filisteo, porque tú eres un muchacho y él es un hombre de guerra desde su juventud.

DAVID. Yo soy pastor de ovejas pero he vencido leones y osos cuando han querido tomar alguno de mis corderos. De igual modo mataré a este filisteo que ha provocado al ejército del Dios viviente.

SAÚL. Entonces ve y que Jehová este con tigo.

NARRADOR. Y Saúl vistió a David y puso sobre su cabeza un casco de bronce y le armó de coraza y ciñó David su espada sobre sus vestidos y probó a caminar porque nunca había hecho la prueba.

DAVID. (Después de intentar caminar.) Yo no puedo andar con esto porque nunca lo he hecho. (Se quita la armadura.)

NARRADOR. Y luego de quitarse aquella pesada armadura, tomó su onda y recogió 5 piedras lisas del arroyo y las puso en su saco pastoril. Tomó la onda en su mano y fue hacia el filisteo. El gigante venía andando acercándose a David y el escudero delante de él. Cuando el filisteo miró y vio a David le tuvo en poco porque era un muchacho, de pelo rubio y de hermoso parecer. Y dijo el filisteo a David:

GOLIAT. ¿Acaso soy yo un chucho para que vengas con palos y piedras? Ven a mí y daré tu carne a los zopes del cielo, y a las bestias del campo.

DAVID. ¡Tú vienes a mí con espada lanza y jabalina mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos quien hoy te entregará en mis manos y hoy te venceré, y te cortaré esa cabezota que tienes! Porque de Jehová es la batalla.

NARRADOR. Y aconteció que cuando el filisteo fue al encuentro de David, David se dio prisa y corrió a la línea de batalla y metió David su mano en la bolsa, tomó una piedra y la colocó en su onda y lanzándola hirió al filisteo en la frente y cayó sobre su rostro y así venció David al filisteo y lo mató David sin tener espada en su mano. Y entonces corrió David y se puso sobre el Gigante y tomando la espada de él lo acabó de matar y le cortó la cabeza. Cuando los filisteos vieron a su paladín muerto huyeron, y los Israelitas fueron tras de ellos para perseguirlos y exterminarlos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Dios le bendiga. Este guion es uno de mis favorito ya que me gusta el teatro y trabajo con un grupo infantil, el material fue eficaz para el ministerio. Mis deseos son que Dios continue bendiciendo su labor. Att. Lucano