¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Los mejores regalos de Navidad

12 Minutos y 13 Personajes. Una profesora pide a sus alumnos que escriban la carta a los Reyes Magos. Dos de sus alumnos están pasando por un mal momento en sus familias y escriben en sus cartas lo que verdaderamente necesitan. Estos comentarios hacen pensar a varios de sus compañeros y deciden ayudarles.


LOS MEJORES REGALOS DE NAVIDAD
Arrate Gallego

PERSONAJES

PROFESORA
ELENA
LUIS
PABLO
ANA
ISABEL
MARÍA
JORGE
SOFÍA
ANDREA
SAMUEL
MAMÁ DE ELENA
MAMÁ DE ISABEL




(La obra comienza en el aula de un colegio cualquiera. La profesora intenta poner un poco de orden en la clase mientras hacen un ejercicio: “Escribir la carta a los Reyes Magos”.)

PROFESORA. Venga niños, un poco de silencio si no, no podréis hacer bien vuestro trabajo.

ELENA. Seño, ¿Reyes Magos es con mayúscula?

PROFESORA. Sí, Elena, es con mayúsculas.

LUIS. Y luego, ¿tenemos que leerlas en voz alta?

PROFESORA. Sí, para corregirlas, ¿no querrás enviárselas llenas de faltas?

PABLO. Pues a mí, mientras me traigan los regalos que les pido, me da igual que lleven faltas.

ANA. Yo les pondré dibujos, para decorarla, seguro que les gusta mucho.

ISABEL. A mí esto de la carta, me parece una estupidez.

ELENA. Y ¿qué vas a hacer? ¿Les llamarás por teléfono?

MARÍA. ¡Esta es capaz de mandarles un email!

JORGE. ¡Sí, o un mensaje a sus móviles!

PROFESORA. ¡Ya vale de tonterías! Tenéis diez minutos para terminarlas y luego leeremos algunas en voz alta.

(Los niños bajan un poco la voz, pero siguen hablando entre ellos.)

SOFÍA. Pues es verdad que podían modernizarse un poco estos Reyes Magos.

ANDREA. Ya te digo, llevamos tropecientos años con las dichosas cartas.

LUIS. Seguro que estaremos viviendo en la estación espacial, y todavía se escribirán cartas a los Reyes Magos.

ANA. No se por qué os molesta tanto escribir la carta, a mi me parece muuy bonito.

PABLO. ¡Es que tú eres tonta!

ANA. ¡Seño, Pablo me ha llamado tonta!

PROFESORA. ¡Eh! Dejad ya de discutir, y vamos a leerlas. ¿Quién quiere ser el primero?

MARÍA. ¡Que sea Samuel! Que no ha dicho nada en todo el rato.

JORGE. ¡Eso y si no Isabel, que seguro que la ha terminado!

PROFESORA. ¡De eso nada! Los primeros serán los que más han hablado. (La profesora echa una ojeada por encima de toda la clase y señala a uno.) Luis, te ha tocado ser el primero.

LUIS. Jope, seño, ¡siempre me toca a mí!

SOFÍA. ¡Ja! La última vez, me tocó a mí.

PROFESORA. ¡Silencio! Empieza a leer.

LUIS. Queridos Reyes Magos: este año, como he sido bueno…

(Los demás niños se ríen al oír esto.)

LUIS. Pues eso, quiero que me traigáis una Nintendo DS con el último juego que haya salido, un balón y…

PROFESORA. Ya vale, el siguiente.

ELENA. Señores Reyes Magos: Yo quiero los Nenucos con el supermercado, la escuela y…

ISABEL. Más Nenucos, pero si tienes cinco.

ELENA. También quiero la Nancy.

PROFESORA. Ana te toca a ti.

ANA. Sus majestades los Reyes Magos, yo quiero un bolso, maquillaje, ropa bonita y…

PABLO. ¡Hala, todos los años pides lo mismo!

PROFESORA. Pues sorpréndenos tú, Pablo, con algo original.

PABLO. Enrollados Reyes Magos: Yo quiero una Wii con cuatro juegos, y accesorios.

MARÍA. ¿Y eso es algo original?

PABLO. ¡Claro, nunca lo había pedido!

PROFESORA. Ahora tú, María.

MARÍA. Maravillosos Reyes Magos: Yo quiero un aparato de música, pero que sea de marca, que los demás no suenan bien, y dinero, para comprarme lo que quiera.

PROFESORA. Jorge.

JORGE. Reyes Magos: Yo os pido libros, la colección de Jerónimo Stilton, y vídeos de Documentales

SOFÍA. Ahora quiero leer yo. Graciosos Reyes Magos…

PROFESORA. Se dice: Sus graciosas Majestades, no graciosos.

(Los demás niños se ríen ruidosamente.)

SOFÍA. Bueno, pues eso, que yo quiero un ordenador portátil, y un maletín bonito para guardarlo…

PROFESORA. Andrea te toca a ti.

ANDREA. Queridos Reyes Magos: Este año, aunque he sido buena, no quiero nada para mí, os pido un trabajo para mi papá, que no tiene y está muy triste, y él también ha sido bueno.

(Los demás se quedan en silencio mientras se sienta.)

PROFESORA. Es una bonita carta, seguro que les encanta. Samuel, tú eres el último.

SAMUEL. Queridos Reyes Mágicos: Yo quisiera que usarais todo vuestro poder para que mi mamá volviera a trabajar, y pudiéramos comer como antes…

(Suena el timbre y la profesora da por terminada la clase.)

PROFESORA. Chicos, no os olvidéis de meter la carta en un sobre y dársela a vuestros padres, para que la lleven a correos, ¿de acuerdo? ¡Felices vacaciones!

(Los niños recogen sus cosas para salir de clase, varios salen y otros se quedan.)

ELENA. (Dirigiéndose a sus compañeros.) ¿Habéis escuchado las cartas de Andrea y Samuel?

ANA. Sí. ¡Qué pena que no pidan regalos!

ISABEL. Lo que es una pena es que sus papás no tengan trabajo.

JORGE. ¡Tal vez no tengan dinero para la cena de Navidad!

ELENA. ¡Se me está ocurriendo una idea!

JORGE. ¿Cuál?

ELENA. Pues que podríamos pedir todos, que uno de nuestros regalos sea en dinero, y repartirlo entre los dos para que se puedan comprar lo que necesiten.

ANA. No sé, me quedaría sin un regalo.

ISABEL. ¡No seas tonta!, tenemos un montón de cosas, a mí me parece una idea estupenda.

JORGE. Habrá que decírselo a los demás, para que participen también.

(Salen todos y aparece en escena Elena e Isabel hablando con sus mamás. Podrían ir paseando por la calle, o en casa.)

MAMÁ DE ELENA. ¡Sí, cariño, claro que me parece bien que uno de tus regalos sea para ayudar a alguien!

ELENA. ¡Todos los de la clase han querido colaborar!

MAMÁ DE ISABEL. Ha sido una buena idea, pero a mí se me ha ocurrido otra. Podríamos invitarles a cenar en nochebuena con nosotros.

ISABEL. ¿En serio, mamá? Sería estupendo.

ELENA. Pues vosotros invitáis a Andrea y nosotros a Samuel.

TODAS. ¡Estupendo!

(En la última escena aparecen sentados en las escaleras. Andrea y Samuel con un sobre de dinero cada uno en la mano.)

ANDREA. ¿No te parece increíble? Después de todo, creo que han sido las mejores Navidades de mi vida.

SAMUEL. ¡Desde luego! Hacía muchos días que mi mamá no se reía tanto.

ANDREA. ¡Pues espera a que vean los sobres de dinero!

SAMUEL. ¡Con esto comeremos todo el mes!

(Se levantan y cada uno se va por un lado, se vuelven y dicen: “FELIZ NAVIDAD” el uno al otro, desapareciendo.)