¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Una nueva vida

7 Minutos y 2 Personajes. Un payaso vive una vida ficticia en donde aparenta que todo está perfecto cuando en realidad su vida se encuentra totalmente vacía. Pronto se le acercará una persona que le hablará del amor de Dios. El payaso no se cree merecedor de ese amor porque se considera pecador.





UNA NUEVA VIDA

Eunices Herrera


PERSONAJES

ANIMADOR
CRISTIANO

ANIMADOR. (Entra al escenario hablando por el celular.) Sí, ajá, ¿a las 7:30 pm? Allá estaré, claro, no hay ningún problema, tú sabes que si se trata de animar una fiesta, estoy yo para eso: el Señor Diversión. Sí, claro, llegaré temprano. (Cuelga.) ¡Ahhh! Estoy cansado de este odioso trabajo, todo el tiempo la misma cosa: “¡Aquí está Alfredo, su animador estrella, el señor diversión! ¡Ahhh! (Frustración.) Tengo que concentrarme… A ver, ¿qué haré hoy? ¡Piensa, piensa, piensa! ¡Ah! Puedo llevar un espectáculo de imitación… ¡Sí! ¡Qué buena idea! ¡Será magnífico! ¡Ahh! (Frustración.) ¿A quién trato de engañar? Soy un fracaso, no sirvo para nada, ¡mi trabajo no sirve! Pero no me puedo dar el lujo de perderlo, tengo tantas deudas, tengo que pagar el alquiler, el teléfono, le debo a… ¡Ay, ya no me quiero ni acordar!

CRISTIANO. Cristo te ama. (Le entrega un tratado.) Me gustaría que me dedicara unos cuantos minutos de su tiempo.

ANIMADOR. Quiere decir de mi valioso tiempo. Gracias, amigo, discúlpeme pero en estos momentos tengo muchas cosas que hacer.

CRISTIANO. Disculpe que me entrometa pero tiene usted cara de preocupación. ¿Puedo ayudarle en algo? ¿Necesita hablar?

ANIMADOR. No, yo estoy bien, estupendamente bien, no necesito hablar con nadie, así que por favor, váyase y déjeme solo.

CRISTIANO. Disculpe, no quería molestarlo. Si me necesita estaré muy cerca de acá. (Se empieza a alejar.)

ANIMADOR. ¡Ey, ey, espere! Disculpe, no le quería ofender. Mire, la verdad es que estoy un poco preocupado… ¿A quién quiero engañar? Mi vida está hecha un lío, no sé qué hacer… (Se pone la mano en la cabeza, desesperado.)

CRISTIANO. A ver, cálmese, venga, siéntese por acá. Primeramente, ¿cómo se llama?

ANIMADOR. Me llamo Alfredo.

CRISTIANO. Pues yo me llamo César. A ver, Alfredo, ¿qué es lo que le tiene así preocupado?

ANIMADOR. Pues verá, César, tengo tantos problemas. A ver, ¿por dónde empiezo…? Primeramente soy animador de fiestas. Quiero dejar mi trabajo pero no puedo porque tengo un montón de deudas; es más, le confesaré algo: ya no quiero vivir.

CRISTIANO. No, no diga eso. Imagínese cuánto sufrirá su familia…

ANIMADOR. No tengo familia. Bueno, es como si no la tuviera. Mi madre murió cuando yo era pequeño y mi padre me maltrataba y tuve que huir de casa.

CRISTIANO. ¿Y tus amigos?

ANIMADOR. ¿Amigos? Yo no tengo amigos, estoy solo en el mundo, así que si me muriera ahora mismo a nadie le importaría, ya ve… no valgo nada.

CRISTIANO. Claro que sí vale, y mucho. Mire, le diré algo: yo conozco a alguien a quien usted le importa mucho, no se imagina cuánto.

ANIMADOR. ¡Ah, sí? Pues yo no sé quién es ese, no lo conozco. A ver, ¿cómo se llama?

CRISTIANO. Jesús. Sé que ha oído hablar de Él aunque no lo conozca.

ANIMADOR. He oído hablar de Él pero no creo en é. Nunca lo he visto. ¿Cómo creeré en algo o alguien que jamás he visto? ¡Imposible!

CRISTIANO. Le haré una pregunta: ¿usted cree que el viento existe?

ANIMADOR. Pues claro que sí, ¿a qué viene eso?

CRISTIANO. ¿Puedes ver el viento?

ANIMADOR. No lo puedo ver, pero lo siento.

CRISTIANO. Pues así mismo es Jesús: no lo puedes ver pero sí lo puedes sentir. Yo lo siento ahora mismo, sé que Él está aquí a nuestro lado, viéndonos, escuchándonos.

ANIMADOR. Pues yo no, si Él existiera, no dejaría que me estuviera pasando todo esto.

CRISTIANO. Él te quiere ayudar, ¿sabes por qué? Porque te ama.

ANIMADOR. ¿Amarme? ¿A mí? No creo, aunque existiera no podría amarme, no soy una persona buena, de veras que no, odio a mi padre, oído a mi jefe y tengo mucho resentimiento en mi corazón, Él no podría amarme, no lo merezco.

CRISTIANO. Pues Él sí te ama, no importa tu condición, la Biblia dice que Él vino a los enfermos, no a los sanos, así que ten siempre la certeza de que Él te ama.

ANIMADOR. ¿De veras? ¡Vaya! Nunca había pensado en eso, es… maravilloso e increíble

CRISTIANO. Sí lo es, Él fue enviado a morir por ti, a pagar todas tus culpas, para que así puedas tener esperanza.

ANIMADOR. ¿Esperanza? ¿Cuál esperaza?

CRISTIANO. La esperanza de la vida eterna.

ANIMADOR. ¿Vida eterna? ¿Te refieres a no morir? ¿Cómo sería eso posible? Nadie puede vencer a la muerte.

CRISTIANO. Pues Cristo sí lo hizo, Él murió pero al 3er día resucitó, así mismo pasa con los que le obedecen y hacen su voluntad. Cuando mueren es como un pequeño sueño, pues no le tenemos miedo a la muerte, porque sabemos que seremos resucitados en aquel día y que viviremos para siempre con Él, así lo dice su palabra.

ANIMADOR. ¡Guau! Esto que me estás diciendo es maravilloso, pero aún dudo que Él quiera aceptarme… ¿Quién querría a una persona como yo, con tantos defectos y problemas?

CRISTIANO. Pues tengo para decirte que Él es especialista en transformar vidas. Cuando te conviertes a Él, da borrón y cuenta nueva y ya tus pecados no son recordados. Él dice en su palabra: “Si tus pecados fueren rojos como la grana, vendrán a ser como la nieve y como la blanca lana”.

ANIMADOR. ¡Qué bien! Poder perdonar de esa forma, sin recordar el pasado. César, quiero tener esa esperanza como té la tienes. ¿Qué tengo que hacer para lograrlo?

CRISTIANO. Solo tienes que creer en tu corazón, confesar con tu boca que Cristo resucito de los muertos, bautizarte para el perdón de tus pecados y perseverar hasta el fin.

ANIMADOR. César, quisiera hacerte una pregunta: ¿Qué es la vida para ti?

CRISTIANO. La vida... Es Cristo en mí. Es que sin Cristo no hay vida solo puedes existir.

ANIMADOR. Espera, explícame eso. ¿Qué es lo que quieres decir? ¿Que después de tantos años yo he estado y no he estado aquí? Es profundo, no lo entiendo ¡tan sabio que siempre fui!
Creía que mucho sabía; hoy veo que no es así… Pero, ¿tú dices que Cristo es el que hace vivir?
Yo creía que no existía pues yo no lo veo aquí. ¿Cómo entonces tú sostienes que Él es vida para ti?

CRISTIANO. Pues porque Él medio la vida con su sangre carmesí.

ANIMADOR. Pues si a ti Él te dio vida también puede hacerlo en mí. Yo creía, yo pensaba,
que estaba lejos de mí. Ahora... me arrepiento: JESUCRISTO, creo en ti. Desde ahora ya no existo pues al pasado morí. Comienzo una vida contigo, no me inquieta el porvenir; contigo viviré seguro. ¿Quieres tú también vivir?