¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

El último juicio

15 Minutos y 9 Personajes. Un joven tiene un sueño decisivo: el juicio de vida y muerte ante el tribunal divino. Satanás estará atento a culparle por todas sus faltas pero Jesús estará allí para cubrirlas con su sangre.


EL ÚLTIMO JUICIO
Luis Alberto Jiménez

(Basado en Apocalipsis 20:12-13,15)

PERSONAJES

JESÚS (atuendo tradicional: túnica, barba) - ABOGADO
VOZ DE DIOS - JUEZ
VOZ ACUSADO- PABLO
ACUSADO (vestido de blanco)
SATANÁS (vestido de negro y máscara) - FISCAL
EVANGELISTA- ANGÉLICA
ÁNGEL (vestido con túnica blanca y alas)
DOCTOR
DEMONIO 1 (vestidos de negro con cuernos)
DEMONIO 2 (vestidos de negro con cuernos)


ATREZZO

Reflectores, teléfono, 2 mesas con 4 sillas, banco, atril, libros gruesos, cama


ACTO PRIMERO

ESCENARIO. El Acusado se encuentra en cama, mientras que el Evangelista le habla de la Palabra de Dios.

VOZ ACUSADO. Creí haber vivido una vida placentera, llena de lujos, fama, dinero, vicios. ¡Vaya que si me equivoque! Esta enfermedad me ha hecho ver mi suerte y lo pequeño que soy en este mundo. Jamás me habían hablado de Cristo, nunca había escuchado una historia tan hermosa de la que me habló Angélica ese día que cambió mi vida; ahora siento que mi vida fue un desperdicio, jamás le di las gracias a Cristo por lo que hizo por mí. En ese momento no sabía qué iba a pasar conmigo.

EVANGELISTA. Pablo, ahora que has escuchado de Dios: ¿No quisieras recibirle en tu corazón? ¿No quisieras aceptarle y sentir a Cristo en lo más hondo de tu vida? ¿Pedirle perdón por tus pecados y tus ofensas? Dios te ama y no quiere que te pierdas.

VOZ ACUSADO. En ese momento quería llorar; inmediatamente conteste que sí; sentía una enorme necesidad de pedir perdón a ese Jesús tan maravilloso y dije una oración junto con Angélica que está grabada en lo más profundo de mi corazón y mis recuerdos.

EVANGELISTA. Pablo, repite conmigo: (Solo se oye la voz de Angélica) “Mi Señor Jesús, en esta noche he escuchado tu maravillosa historia, del grande sacrificio que hiciste para salvarme de la muerte eterna. (Lentamente cambio de la voz de Angélica a la de Pablo.) Ahora mi Jesús, quiero pedirte que vengas a mi corazón, que lo limpies de todos mis pecados y que reines en él para siempre. TE ACEPTO COMO MI ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR. Te doy muchísimas gracias. Amén. (Cae desmayado Pablo). Pablo, Pablo, ¿qué tienes? ¿Qué te pasa? ¡Contéstame, Pablo! (Toma el Teléfono.) Doctor, por favor, Pablo está muy mal, no sé qué tiene, venga pronto, por favor.

(Cierre de Telón)


ACTO SEGUNDO

VOZ ACUSADO. En ese momento pensé que había muerto, mi mente se encontraba muy confundida; aún en medio de eso me sentía feliz, tenía un gozo indescriptible en mi corazón. Tuve un sueño que me marcó para toda mi vida. Lo primero que recuerdo era un lugar muy parecido a una corte; estaba formado en una larguísima fila, no sabía lo que sucedía hasta que al fin llego mi turno… (Se abre el Telón.) Escuché una voz fuerte y clara que dijo:

ÁNGEL. (En el Atril con un libro abierto.) Han llegado los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; los libros serán abiertos; todos sus actos registrados en ellos; El libro de la Vida será abierto y serán juzgados según sus obras descritas en los libros; el mar, la muerte y el hades han entregado sus muertos. (Voz Fuerte.) ¡TODOS SERÁN JUZGADOS! Y el que no se halle en el libro de la vida será lanzado al lago de fuego, por cuanto no aceptaron el regalo de Dios por Amor al hombre. Pablo Fuentes Molina, adelante, toma tu lugar. (Banquillo.)

VOZ ACUSADO. Una vez que acabó de hablar este ser, se sintió un ambiente pesado y frío. Se escuchaban cosas macabras y una carcajada se oyó en el fondo.

(Entrada de Satanás, luces bajas y rojas, con sonidos de lamentos.)

SATANÁS. (Gran Carcajada, entra con sus demonios cargando libros y cajas, y se acerca a Pablo.) ¿Qué te sucede, Pablito, ya no te acuerdas de mí? ¿Te acuerdas de los grandes fraudes que hicimos? ¿Te acuerdas de nuestras parrandas?

(Pablo se agacha, solo con los movimientos lo sigue atormentado con sus demonios.)

VOZ ACUSADO. Era la persona más demoníaca que había visto en mi vida; jamás estuve con él, nunca lo conocí, pero él insistía en que sí. El caso es que estaba muy asustado. Esta persona me dio mucho temor, sobre todo porque sabía mucho de mí. Esos momentos fueron eternos, tal vez solo fueron unos segundos pero para mí fue toda una eternidad.

(Canto: CREO EN TI, Se escucha solo la primera estrofa, se baja el volumen y habla Jesús.)

VOZ ACUSADO. Cuando de momento se empezó a sentir una gran tranquilidad; entró un personaje, un caballero, con una mirada tierna y bondadosa. Me parecía familiar sin embargo no lo pude reconocer, y con voz firme dijo al Fiscal:

JESÚS. ¡Toma tu lugar inmediatamente!

VOZ ACUSADO. En el acto, este personaje tomó su escritorio, y temeroso con sus dos aliados, empezaron hablar entre ellos.

ÁNGEL. Todos puestos en pie: El Dios Todopoderoso, preside este juicio; El Gran Yo Soy, el Alfa y la Omega, el Principio y Fin; Todos sus juicios son justos y verdaderos, el Dios Justo preside este juicio. (Todos los reflectores encendidos.)

VOZ DE DIOS. Pablo Fuentes Molina. Abran los libros. Comencemos: Fiscal, tiene la Palabra.

SATANÁS. ¡Dios Justo! Mi nombre es Satanás y estoy aquí para demostrar que Pablo Fuentes Molina es culpable.

VOZ ACUSADO. Cuando supe de quién se trataba, sentí mucho pánico, pero simplemente no podía hablar ni moverme, solo escuchaba. Comenzó a hablar de las mentiras que había dicho en mi vida; de cosas que había robado, de las veces que había hecho fraudes, de todos mis vicios, de mis adulterios y habló de las personas a quienes había hecho muchísimo daño.

SATANÁS. (Los demonios le pasan libros y le dicen cosas al oído.) ¡Dios justo! Aquí está el libro de todas las mentiras que este sujeto ha dicho. (Lo Abre.) Comenzó desde muy pequeño cuando rompió los platos de la vajilla china de su mamá y culpó a su hermanito. Mintió en la Escuela, muchísimas veces a sus padres cuando se portaba mal; aquí tengo una cuando mintió a sus primos para quitarles dos mil pesos. Ahora veamos este otro libro de sus Robos. Solo para ejemplificar, mostraré como prueba el fraude a su País por más de doscientos millones, dejando sin casa a mucha gente. Bien hecho, Pablito, yo no lo hubiera hecho mejor. Tengo cien libros más de esto, también quiero decir que por esto muchos niños se quedaron en la calle, algunos de ellos murieron de hambres y frío, y la mayoría fueron grandes delincuentes. Pecados tuyos, Pablito, hay de sobra, los tenemos clasificados por categorías. ¿Recuerdas Pablo cuando quisiste propasarte con esa chica de preparatoria, de las veces que estuviste en antros de mala muerte y lujuria?

VOZ ACUSADO. Satanás siguió hablando de las horribles perversiones que hice en mi vida, entre más hablaba, más me hundía en mi banquillo, me sentía tan avergonzado que no podía ver a nadie a la cara. Satanás me estaba haciendo polvo porque mencionaba pecados hasta de los que ya no me acordaba. Lo peor es que era culpable de todo lo que decía.

SATANÁS. ¡Dios Justo! En resumen, este individuo: Pablo Fuentes Molina es culpable de todos los pecados y actos que he acusado, y no hay ninguna persona que pueda probar lo contrario. (Voltea hacia Pablo.) Por fin se te hará justicia, Pablito. (Carcajadas de Satanás y demonios.)

VOZ ACUSADO. Empalidecí, pensé que todo ya estaba perdido y que iba a condenarme. Entonces se levantó mi Abogado, y fue cuando vi su Gloria y Majestad. Hasta entonces me di cuenta de que mi Abogado era Jesús. Infundió una dulce calma a mi corazón, pero por todo lo que había hecho creí que nadie me salvaría.

JESÚS. Padre Celestial, he venido a defender a mi Hijo Pablo Fuentes Molina; Satanás, está en lo correcto, al decir que este hombre ha pecado, no voy a negar esas acusaciones; Reconozco que el castigo para el pecado es la muerte eterna y Pablo Fuentes Molina merece ser castigado. (Con voz firme y fuerte.) Sin embargo, Yo di mi vida en la cruz para que Pablo pudiera tener vida eterna. Unos momentos antes de morir Pablo me aceptó en su corazón arrepintiéndose de todos sus pecados. Su nombre está en el Libro de la Vida, y lo podemos corroborar. Satanás no comprendió que a este hombre no se le hizo justicia, sino que se le ha regalado misericordia y amor. ¡¡¡TODO FUE PAGADO YA!!! Este hombre es libre y perdonado de su culpa.

VOZ DE DIOS. ¡Ángel! ¿Se encuentra el nombre de Pablo Fuentes Molina en el Libro de la Vida?

ÁNGEL. ¡Sí, Señor! ¡Sí se encuentra!

VOZ DE DIOS. Pablo Fuentes Molina, eres libre de todos tus cargos, se te otorga la vida eterna, entra en el gozo de tu Señor.

VOZ DE ACUSADO. (Canto: ANTE LOS PIES DE JESÚS, cuando termina este párrafo, se escucha solo hasta el coro.) ¿Qué podía decirle? Me arrodillé a sus pies y le di gracias. Todo lo que no hice cuando estaba vivo quería rendírselo en ese momento, y no podía expresarle mi agradecimiento, solo lloraba ante Él. Me levantó y me condujo fuera de la corte.

JESÚS. ¡Hijo Mío! No llores más, ahora serás feliz por toda la eternidad.

VOZ ACUSADO. Mencioné que no era justo, y le pregunté por qué siendo tan pecador me había salvado. Él contesto con una sonrisa.

JESÚS. Por Amor. Los amo tanto, que no me importó dejar todo, haciéndome hombre, ser golpeado y humillado, crucificado por los pecados del mundo entero, y solo aquel que crea en mí de todo su corazón, confesando y arrepintiéndose de sus pecados, será salvo.

(Yo Merecía Ese Lugar, Música de Fondo)

VOZ ACUSADO. Por Amor... Fui salvo por Amor, ¡qué maravillosa Gracia! Aún a lo lejos escuché los reclamos de Satanás.

SATANÁS. ¡¡¡No es justo!!! Es culpable. No me rendiré. Hay muchos que no creerán en ti, ya verás, ¡¡¡de eso yo me encargo!!!

(Cierre de Telón.)


ACTO TERCERO

DOCTOR. Parece que está volviendo. Angélica, realmente me llamaste a tiempo; Pablo ahora ya estaría muerto.

EVANGELISTA. Pablo, ¿me oyes? ¿Ya te sientes mejor?

VOZ ACUSADO. Lo primero que pude decir es: ¡¡¡TODO FUE PAGADO YA!!! Simplemente el gozo de mi corazón era tan grande que de ahí en adelante me dediqué a darle Gracias a mi Cristo, no solo con mis palabras, sino con mis actos; a cada persona que conocía le contaba la dulce historia del personaje que me había rescatado de las garras de Satanás. Por cierto, Cristo te ama muchísimo, ACÉPTALE, solo en Él encontrarás la vida eterna y algún día escucharás:

VOZ DE DIOS. Eres libre de todos tus cargos, se te otorga la vida eterna, entra en el gozo de tu Señor.

JESÚS. PORQUE NO HE VENIDO AL MUNDO PARA CONDENARLO, SINO PARA QUE EL MUNDO SEA SALVO POR MÍ. AMÉN.