¿Quieres ver tu foto aquí?

¿Quieres ver tu foto aquí?
2012 - España

Unas galletas especiales

13 Minutos y 6 Personajes. Un joven quiere ver una película en casa con sus amigos. Le pide permiso a su padre para invitarlos a la casa y le explica al padre el argumento de la película. El padre no parece muy convencido y decide prepararles unas galletas para enseñarles una lección.

UNAS GALLETAS ESPECIALES



PERSONAJES

PADRE
MADRE
HIJO
AMIGO 1
AMIGO 2
AMIGO 3


(Salón de una casa. El padre está en la mesa en la que hay varios papeles que está leyendo. Está haciendo cuentas con una calculadora que no funciona muy bien. Su hijo está jugando con su perro en el suelo.)

HIJO. ¡Toby, ven aquí! No te escondas… Toma, toma, mira lo que tengo aquí… (Le silba y lo busca entre los sofás. Toby sale.) ¡Buen chico! Toma. (Le da la golosina para perros.) ¿Te gusta, verdad? (Sigue jugando y acariciando al perro.)

PADRE. ¿Óscar?

HIJO. ¿Sí, papá?

PADRE. ¿Tienes otra calculadora que funcione mejor que ésta?

HIJO. Espera, voy a ver. (Mientras sale se dirige al perro.) Toby, ven… (El perro no lo sigue.)

PADRE. Parece que se quiere quedar aquí conmigo.

HIJO. ¡Será traidor…! (Sale del salón y al poco entra con una calculadora.) Tengo ésta, mira a ver si te sirve… (Le acerca la calculadora.)

PADRE. Mientras se puedan ver los números, ya será algo más…

HIJO. ¿Qué le pasa a la tuya?

PADRE. Que no se ven bien algunos números. Fíjate, ¿qué número ves aquí? (Presiona una tecla de la calculadora.)

HIJO. El tres.

PADRE. Pues no, es un ocho.

HIJO. (Extrañado.) ¡Vaya! Igual necesita pilas nuevas…

(El padre sigue trabajando)

HIJO. Por cierto, papi…

PADRE. (Sin levantar la vista de los papeles.) ¿Sí, hijo?

HIJO. Me gustaría invitar a mis amigos a la casa para ver una película.

PADRE. ¿Para cuándo?

HIJO. Para el domingo por la tarde.

PADRE. ¿Y qué película es?

HIJO. Es una nueva que nos hemos descargado de Internet.

PADRE. ¿Cómo se titula?

HIJO. “Sólo ante la ley”.

PADRE. ¿Y de qué va?

HIJO. Bueno, de un chico al que le acusan injustamente de haber cometido un robo.

PADRE. Ya, ¿y tiene muchas escenas violentas?

HIJO. Bueno, no muchas, casi todo se desarrolla en el tribunal.

PADRE. ¿Y alguna escena de sexo?

HIJO. No, papi, alguna cosita sale pero nada explícito

PADRE. ¿No usarán un lenguaje grosero?

HIJO. Poco, papá, no te preocupes, sólo cuando los “malos” van a por él, pero nada más, no sufras. Como te digo, la película se desarrolla todo el rato en la sala del juicio y en realidad es más de intriga que de otra cosa… porque parece sugerir que el juez esté implicado y los testigos comprados por lo que el jurado no sabe muy bien quién dice la verdad porque todos mienten.

PADRE. Ya veo… (Se queda pensando.) Bueno, está bien, dile a tus amigos que vengan el domingo.

HIJO. ¡Gracias, papá, eres el mejor! ¡Vamos, Toby! ¡Vamos a llamar a mis amigos!

(El hijo sale. Se apagan las luces y al encenderse aparece el hijo con sus amigos en la sala.)

HIJO. Sentaos donde queráis.

(Los chicos se sientan en la sala.)

AMIGO 1. Tus padres son geniales, a mí no me dejan traer amigos a casa.

AMIGO 2. Y éste, ¿quién es? (Refiriéndose a Toby.)

HIJO. Es Toby, lo que pasa es que es un poco tímido. Toby, sal, no te escondas. (Mira entre los sofás.)

AMIGO 3. Bueno, ya saldrá.

(Entra el Padre con una bandeja.)

PADRE. Seguro que sale con una de éstas.

HIJO. ¡Hola, papá!

PADRE. ¡Hola a todos!

(Los chicos responden al saludo.)

PADRE. Mirad, os he traído algo para cuando veáis la película.

HIJO. ¿El qué, papá?

PADRE. Venid a la mesa. (Abre el envoltorio de la bandeja.)

(Los chicos exclaman al unísono: “Galletas”, “Galletas de chocolate”, “Hum”, “Qué ricas”.)

PADRE. Galletas de chocolate suizo.

AMIGO 3. ¡Qué ricas! El chocolate suizo es el mejor.

PADRE. Sí, es uno de los mejores y de los más caros. Cuando Óscar me dijo que ibais a ver una película juntos pensé en haceros unas galletas.

AMIGO 1. ¡Muchas gracias! Yo no me imagino a mi padre cocinando nada… Ni siquiera yendo a comprar los ingredientes…

HIJO. Pues mi padre es muy buen cocinero, ¿verdad mamá?

(La madre acaba de entrar.)

MADRE. ¿El qué es verdad?

HIJO. Que papá es muy buen cocinero.

MADRE. Sí, así es. Y dinos, ¿de qué has hecho esas galletas?

PADRE. Pues les decía a los chicos que fui a comprar chocolate suizo, del mejor, el más caro que vi en el mercado pero las galletas aparte del chocolate llevan harina, azúcar, leche, huevos y una pizquita de caca de Toby.

(Los chicos se quedan atónitos y todos responden: “buah”, “¡qué asco!”, etc. Hacen aspavientos y muecas de asco y se apartan de las galletas.)

HIJO. Pero, ¡papá…!

PADRE. Nada, hijo, no te preocupes, es sólo una pizquita pequeña pequeña y casi no se nota. No os preocupéis. Ya veréis como no la percibís.

HIJO. Pero, papá… ¿Cómo pretendes que nos comamos esas galletas?

PADRE. Pero si el 99% es de lo mejor del mercado. Y además, están hechas con chocolate suizo.

HIJO. Pero… lleva ¡caca!

PADRE. Sí, pero sólo un poquito y no os vais a enterar.

HIJO. No nos podemos comer eso, nos vamos a contaminar… La caca es caca, ¡no se come!

PADRE. Ya lo sé, hijo. La caca es caca aunque sólo haya un gramo donde sea. Mirad, nosotros, nuestra mente, nuestro corazón, son como una galleta. Podemos tener el mejor ingrediente del mundo, como el chocolate de Suiza, pero si a esa mezcla le echamos aunque sea un gramo de porquería, el chocolate tan valioso ya no servirá.

(Los chicos se quedan pensativos.)

HIJO. ¿Papá?

PADRE. ¿Qué, hijo?

HIJO. ¿Lo dices por la película, verdad?

PADRE. Sí, así es.

AMIGO 2. Quizá no deberíamos verla.

PADRE. Sólo vosotros debéis decidir con qué ingredientes queréis llenar vuestra mente y vuestro corazón.

AMIGO 3. Tiene razón. Yo quiero seguir siendo un chocolate suizo puro al 100%.

AMIGO 1. Y yo sólo quiero tener como ingrediente sorpresa unas almendritas o unas avellanas pero nada más.

(Todos se ríen.)

HIJO. ¿Y ahora qué hacemos?

MADRE. Bueno, mientras lo pensáis, aquí os dejo otras galletas que he preparado.

AMIGO 1. ¿No tendrán también un ingrediente alternativo?

(Todos se echan a reír.)

MADRE. ¡No, no! Estas tienen todo rico, rico.

AMIGO 1. (Aliviado.) ¡Ufff! ¡Menos mal!

(Se echan a reír y se comen las galletas.)